Entradas

Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

Sorpresa: ¿las niñas tienen fimosis?

Imagen
Hace cosa de dos meses, mi primo ingresó con el segundo de sus tres hijos para que le operasen de fimosis. Estábamos en su casa cuando nos lo contó y mi comentario fue...: "menos mal que yo no tengo que pasar por esas cosas porque tengo niñas!". Ay, ay, cuánto han pesado esas palabras desde el pasado jueves, cuando en la revisión de los seis meses, tras el reconocimiento de la peque, la pediatra nos dijo que observaba cierta ligazón en la piel de la vulva, como si el orificio estuviera sellado.

"En los niños hablamos de fimosis y esto no es exactamente lo mismo, pero podríamos decir que aunque no lo veo muy grave, estamos ante un caso de sinequia vulvar".

Madre mía, no nos libramos de nada, pensé yo y evité echarme las manos a la cabeza porque soy de la opinión de que a no ser que el médico nos diga lo contrario, todo tiene solución.

Nos recomendó que cada tres días más o menos, con ayuda de un aceite de vitamina E 100%, probásemos a separar cuidadosamente con las …

Alimentación bebé 6 meses

Imagen
Y así, casi sin pestañear, ha pasado medio año desde que nuestra pequeña nació. Seis meses en los que no hemos dejado de aprender (porque nunca se deja de ser primerizo) y en los que nos han vuelto a surgir mil dudas. Entre ellas, las referidas a la alimentación del bebé. Hasta ahora hemos continuado con lactancia materna exclusiva, a demanda. Desde el principio se enganchó muy bien al pecho y no he tenido ni un solo problema, ni de agarre, ni de grietas, ni mastitis, ni nada que nos haya hecho ni un poquito complicado esto de lactar.
Llegados a los 6 meses, los bebés (aunque podrían continuar con lactancia materna exclusiva), se recomienda que comiencen a probar nuevos alimentos en lo que se conoce como alimentación complementaria… que es eso mismo: complementaria, no sustitutoria. Así, y siguiendo las pautas que ya mantuvimos con nuestra primera hija, hemos empezado a darle cereales sin gluten, por aquello de las alergias.
Los probé con agua mineral y sólo de ver la cara de asco qu…

Nuestro nuevo carrito de bebé: el Bugaboo Bee

Imagen
Después de mucho darle vueltas y pensar que quizá nuestra peque ya estaba preparada para dejar de ir en su capazo, la pasamos, sin más, a la silla de paseo. Seguíamos teniendo el NGE Elegance de su hermana mayor, con el que no podíamos estar más contentos.

Cosas que olvidarás (olvidaremos) de cuando eras bebé

Pasan los meses a la velocidad del rayo. Tan lentos las últimas semanas cuando te esperábamos y tan veloces estos primeros a tu lado... Qué le vamos a hacer, dicen que es ley de vida y que a medida que crecéis, mayor es la sensación de que el tiempo pasa volando.En nada, te plantas en tu primer cumpleaños como si nada y ya casi habremos olvidado tus gorgoritos de las primeras noches en casa. Esos ruiditos extraños que nunca supimos bien si se debían a tu rinitis de nacimiento o a que todos los bebés en sus primeros días de vida es normal que hagan. Tu olor al nacer, el que se quedó contigo los primeros días y el que grabé a fuego como un recuerdo precioso, también se diluirá entre esos otros olores a bebé que ayudan a potenciar las cremas hidratantes, la colonia y hasta las babas que sueltas.No se me olvidará, sin embargo, lo que sentí cuando te pusieron encima de mí plagada de vérnix: calor. Estabas muy calentita y en mi cabeza sólo cabía que tenía que arroparte más, que no quería qu…

Ningún niño sin juguete

Al estilo de las Misses, me gustaría que hubiera paz en el mundo..., pero sin esperar esa quimera, me gustaría que cada uno de nosotros tuviésemos paz con nosotros mismos, que nos sintiéramos libres para sentir, para querer, para compartir y para hacer lo que nos dé la gana, siempre que nuestros actos no coarten la libertad de los demás.En estas fechas, en las que a todos nos da por ser mejores personas (o al menos intentarlo), me gustaría que mis hijas empezaran a comprender que el verdadero sentido de la Navidad es el amor y que ese amor ha de expandirse a lo largo de todo el año y en todos los espectros de nuestra vida: amor al prójimo, al compañero, al vecino, a la familia y hasta a uno mismo. También me gustaría que supieran comprender por qué es necesario compartir, por Qué si todos ponemos un poquito de nuestra parte podemos conseguir que mucha gente sonría...Y en estas nos hemos visto hoy...con una bolsa llenita de peluches y juguetes que hemos ido a entregar a la parroquia de…

Cómo conservar la leche materna (¿y cómo descongelarla?)

Imagen
Como ya os conté en entradas anteriores (que podéis ver aquí y aquí) para mi vuelta al trabajo hago un pequeño banco de leche materna en el congelador de casa para que, calculando más o menos el número de tomas que estaré fuera cada día, mi pequeña pueda seguir con Lactancia materna exclusiva hasta que cumpla los seis meses. Cierto es que todo esto no pasaría si en este país la baja maternal fuese algo más amplia que las 16 semanas que tenemos actualmente, pero ese es otro debate y daría para mil y un post más.

El caso es que hoy quiero explicaros cómo conservo yo la leche materna y cómo la descongelo para poder dársela en el biberón.

Lo primero que debéis tener en cuenta es que lo que tenéis entre manos, no es zumo de piña, ni leche con colacao, ni un simplón vaso de agua. Es leche materna, oro líquido, que requiere una cuidadosa manipulación por vuestra parte y por la de quien vaya a dársela al bebé. Pensad que es lo único que va a ingerir el pequeño o la pequeña y dado que supone s…