Ir al contenido principal

Entradas

Nuestro colecho

Aunque la RAE no reconoce el término 'colechar', esta palabra es una de las constantes entre las mamis que leen, hablan, viven y creen en la llamada crianza con apego. También de las que no creen en ello y de las que prefieren la cuna al lado de la cama con el bebé 'en su sitio' porque consideran que esto es incómodo. En muchos catálogos de puericultura incluso verás cunas 'de colecho' o, lo que es lo mismo, cunas que permiten ser una ampliación de la cama de los papás, prolongando la superficie en la que el bebé duerme cerca de ellos.

¿Por qué este post? Pues simple y llanamente porque tengo una amiga que está hoy mismo ingresada dando a luz a su primera hija y hace unos días me comentaba que sería un buen tema sobre el que hablar en el blog. Yo, sin embargo, nunca me he visto en la necesidad porque nuestras prácticas de colecho son espontáneas. Me explico: colechamos por comodidad (me es mucho más cómodo acostar a la bebé en mi cama para darle el pecho las d…
Entradas recientes

Porteando, que es gerundio

Con mi hija mayor ya experimenté qué era llevar encima a la bebé y tener las manos libres. Lo conseguí porteándola. Por aquél entonces lo hacía con una mochila portabebés que me dejaron: la mothercare 4 position, de la que hablé en este post. Ahí contaba cómo estaba siendo mi experiencia llevando a la peque encima y comparando a cómo veía que iba ella también en otra mochila 'colgona' que sólo utilizaba para estar por casa y hacer algunas tareas.

Con mi segunda hija tuve claro desde el principio que portearía igual, que para mí es mucho más cómodo llevarla así que dejarla en el carro incluso cuando vamos a dar pequeños paseos por la calle.
Es más, portear me permite ir a buscar a la mayor al cole y poder darle la mano sin necesidad de estar pidiéndole que se agarre al manillar al cruzar la calle, por ejemplo.

Seguimos viviendo en un cuarto sin ascensor y bajar y subir el carro continúa siendo un  imposible.

Así que en esta ocasión me he decantado por utilizar un fular elástico…

Las crisis de crecimiento y la lactancia a demanda

A lo largo de los seis primeros meses (o del tiempo que se quiera lactar) el bebé pasa por varias crisis de lactancia asociadas a 'brotes de crecimiento' que preocupan a la mamá en tal proporción que muchas llegan a plantearse abandonar la lactancia o suplementarla con leche  fórmula (con el consiguiente abandono de la lactancia materna) por temor a que su leche ya no alimente bien como antes o como se debe

Previendo más o menos los primeros seis meses de lactancia, podríamos decir que las crisis llegan de esta manera:

A los 17-20 días
A las 6-7 semanas
A los 3 meses
A los 4 meses


A las mamás nos entra la preocupación por si nuestro pequeño no se estuviera alimentando correctamente y justo en la medida en que lo necesita porque llora y llora y creemos que con ello nos indica que no saca 'sustancia'. Nos preocupamos porque, llegado los tres meses, no notamos el pecho tan turgente, tan lleno de leche y, lo que es peor, el bebé ya no se tira los 20 o 30minutos de antes ma…

Toc, toc...¿Estás ahí?

Durante mi segundo embarazo, que viví con una fuerte carga de estrés durante varios meses, me decían que me convenía tranquilidad para que a la bebé no le afectasen mis pensamientos negativos o mis nervios. Pero..., ¿Es todo tan sencillo en realidad?, ¿Es la conexión con lo que hay dentro de nuestra tripa tan directa?Me refiero a que si la madre está en modo off, ¿El embrión o el feto también lo está?He leído varios artículos que dicen que fisiológicamente, la placenta es la encargada de transmitir hormonas al feto: si existe estrés, los niveles de cortisol aumentan e incluso si lo que existen son sentimientos positivos, fluyen las endorfinas y otras hormonas de la felicidad. De hecho, los receptores de las sustancias positivas maduran muy pronto en el cerebro del embrión, por lo que...Sí, es bueno estar tranquila y contenta durante todo el embarazo.Pero, ¿Qué pasa con la mamá?, ¿Cuándo ''conecta'' con la vida que lleva dentro?Admiro a esas mamis que hablan cursi todo …

El ruido blanco (white noise) y los bebés

La primera vez que vi que unos padres acercaban a un bebé a una campana extractora en pleno funcionamiento para calmar su llanto con el ruido del electrodoméstico fue en la película'Como la vida misma' en la que Katherine Heigl se convierte en madre por sorpresa al tener que encargarse del bebé de unos amigos recientemente fallecidos.

La campana extractora emitía su característico soniquete continuo y aburrido y por arte de magia el bebé dejaba de llorar.

No ha sido hasta ahora, con nuestra segunda bebé, que hemos tenido que echar mano del ingenio y del mobiliario casero para tratar de consolar a nuestra hija que, como os cuento en este post, lleva unos 15 días sufriendo los tan temidos cólicos del lactante. La campana extractora anoche se convirtió en nuestra amiga. Ella y el sonido del secador de pelo.

¿Por qué? Porque el ruido le calmó al instante, tras más de tres horas de lloro continuo y desesperado. Y porque aparatos como estos contienen lo que se denomina ruido blanco…

Sobreviviendo a los cólicos del lactante

Ser mami por segunda vez depara grandes sorpresas. Básicamente, las de cositas que le pasan a tu segundo bebé que no le ocurrieron a tu primero o que por lo menos no recuerdas haber vivido con él.

En nuestro caso, y desde hace más o menos 15 días, se lo debemos a los llamados cólicos del lactante o mejor dicho: "aquello que intuyes que le pasa a tu hijo porque ves que no para de llorar como si lo matasen y en realidad no sabes a qué se debe".

Pues sí, llegadas las 21:00 horas de cada día, nuestra bebé llora desconsoladamente, se encoge, abre la boca pero no para mamar y sigue llorando como si algo en su pequeño cuerpecito se estuviera moviendo y le molestara horrores.

Con nuestra mayor recordábamos haber pasado esto durante un par de días, no más. Pero ya son dos semanas en que no sabemos para dónde tirar. Lo único que le consuela a la peque es estar cogida, contra el pecho y, mientras tanto, procuramos acariciarle la espalda, las piernas, los brazos, acunándola como si no h…

El deporte y los niños

La peque es muy inquieta. Tanto, que hace dos años decidimos buscar alguna actividad que la relajase un poco y a la vez consiguiera estimularle.

Nos decantamos por la matronatación y en la piscina la hemos tenido hasta prácticamente el año pasado.

Este curso, conscientes de que el agua no le gusta demasiado y que sigue siendo inquieta, nos hemos decidido a que aprenda artes marciales. La semana que viene comenzará sus clases de Kárate, que creemos le ayudará  desarrollarse física y mentalmente y le va a aportar muchos beneficios.

He encontrado varios artículos que hablan de ello y quería colgar el siguiente enlace porque creo que resume a la perfección lo que este arte marcial aportará a nuestra pequeña.

Beneficios del Kárate en los niños