Ir al contenido principal

A vueltas con el porteo

Desde que supimos que estaba embarazada hemos escuchado por boca de familiares y amigos el típico comentario de "Bueno, habrá que ir pensando en cambiar de casa"...Pues no, señores, no hace falta cambiar de casa. Sólo hay que apañarse con lo que cada uno tiene o le toca. 

"¿Y qué tal con el carrito?", "¿cómo te apañas para subir y bajarlo desde el cuarto?" ... Las preguntas del millón. Sí, vivimos en un cuarto sin ascensor. Sí, todos los días tenemos que subir y bajar ocho tramos de escaleras...pero en mi día a día (en este día a día de baja maternal, en el que te conviertes en una maruja aunque no lo quieras) estoy encantada de poder subir y bajar porteando a mi pequeñaja.

Al principio pensamos en comprar un fular, pero nos prestaron las dos mochilas que tenemos y que usamos a diario.

Una es la Mochila Babyjörn Original:


Y la otra la de 4 posiciones de la marca Mothercare:


Cada día tengo la oportunidad de elegir...y siempre me decanto por la misma: la de Mothercare, que para mí es mucho más cómoda y además tengo la sensación de que la pequeñaja lleva la espalda más recta y las piernas en la posición de 'ranita' como aconsejan. 

Y aunque pueda parecer que por obligación tengo que bajar con la niña colgada, lo hago con sumo gusto. Me parece una opción mucho más cómoda que el carrito y más cercana: con agachar la cabeza un poco puedo darle todos los besitos que quiera en la cabeza. 

Sus 5,5kg ya se van notando, pero la experiencia está siendo muy buena. Llevarla tan cerquita despierta en mí (aún más) las ganas de protegerla mientras paseamos. Además (y ésta para mí supone la 'súper-ventaja') siempre se queda dormida cuando la subo a la mochila,lo que me lleva en algunas ocasiones a emplearlas en casa, cuando tengo cosas que hacer en la cocina o en las habitaciones y protesta porque la dejo sola en el salón. También he notado que suelta gases mucho mejor, ya que la posición vertical y la ligera presión sobre su barriguita facilita su expulsión.

En definitiva, y teniendo frente a mí las dos opciones (carrito vs mochila), si tengo que elegir, me decanto por el porteo. 

Comentarios

  1. Hola!
    Yo aun estoy de poquito y a vueltas con el carrito pero luego también he pensado que quiero una mochila de estas porque creo que debe ser muy cómoda cuando sales a comprar al supermercado y muchas otras cosas en las que no tienes tiempo de andar montando y desmontando el cochecito.
    Además mira, por lo que cuentas tiene muchas otras ventajas para el bebé y para los papás así que tomare nota del Mothercare para estudiarlo y ver si lo pongo en mi lista de deseos.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. ...Siempre viene bien tener una mochilita. En mi caso es más que necesario. ¿Otras ventajas?: llevas las manos libres para hacer mil cosas, paseáis pegadit@s y, probablemente, ellos disfruten más del paseo así...

    ResponderEliminar
  3. La mochila es una gran occion tu bebe va pegadito a ti acurrucado sintiendo el calorcito tan agusto q se qeda sopa tambien me encanta la occion de portear ami bebe
    Cada dia te superas como mami y como blogera eres increible mujer 10 mama 10 persona 100 jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, en cuanto 'monta' en la mochilita, se queda frita!!

      Qué más te puedo decir?? Que sigas leyendo!!

      Eliminar
  4. El porteo es genial, yo lo convino con la sillita, pero cuando puedo la pongo en la bandolera y el papi en la mochila ergonómica (ambos dejan que vaya en posición de ranita). También nos habían dejado la mochila de Babybjorn pero no nos gustaba que fuera con las piernas colgando!!

    ResponderEliminar
  5. Sí, sí, y además de no llevar bien colocadas las piernas te machaca los riñones!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…