Ir al contenido principal

La mala leche de nuestro pediatra

Desde que nació, nuestra pequeñaja ha ido ganando una media de 300gr semanales (sin perder un solo gramo incluso en su primera semana de vida), cifras que han sorprendido al pediatra en cada una de las consultas a las que hemos ido yendo. Crece que da gusto. Con sus tres meses y medio ya pesa 6,200Kg.

Siempre se ha agarrado bien. No he tenido ningún problema con la lactancia y a día de hoy puedo decir que la nuestra es una lactancia bien asentada. En 10 minutos, y de un sólo pecho, tiene solucionado su problema del hambre hasta pasadas unas tres horas.

Así, y como dentro de justo un mes tengo que incorporarme al trabajo, he decidido ir creando mi propio banco de leche materna, de modo que estoy congelando botecitos de unos 120ml cada día (algo que ya explicaré en otro post).

Cuál ha sido nuestra sorpresa cuando esta tarde nos hemos acercado a la consulta del pediatra para que echase un vistazo a esos mocos que tuvo (por eso de prevenir y por si por algún caso no se le hubieran ido del todo) y para comentarle que en un mes vuelvo al trabajo, y nos ha dicho que empecemos a darle biberones -hasta ahí bien - con leche de fórmula (cara de póker se nos ha quedado).

Huelga decir que previamente la hemos pesado y echando cálculos en el último mes ha ganado 1,200kg.

Según él, los bebés tienen que acostumbrarse a probar leche de fórmula por si, "dios no lo quiera, algún día falta la madre o tuviera algún accidente que no me permitiera seguir dando pecho".

Mi marido -mi gran apoyo en esto de ser madre lactante- le ha comentado que estamos haciendo un banco de leche y que para qué probar fórmulas si el pecho va a estar ahí siempre...

El pediatra, ensimismado en su teoría, ha defendido con uñas y dientes su posición, "con el alimento de un bebé no se puede jugar y hay que estar prevenido para lo peor por si ocurriera". De hecho, nos ha recomendado una: NAN de Iniciación, de la maravillosa Nestlé.

Yo, como el que ve llover. He salido de la consulta con un mensaje en mi cabeza para todos aquellos que desde el principio se han propuesto poner obstáculos a nuestra maravillosa lactancia:



Pero en el camino a casa hemos tejido nuestro plan de cara a la próxima revisión, la de los cuatro meses: seguir igual que hasta ahora. Nada de fórmula. Avanti con nuestro banco de leche. Y oídos sordos a estos bienintencionados consejos del pediatra cuando, como madre, sé que mi hija no lo necesita, y tengo por seguro que miro por su bien.

Pues lo dicho: la guerra ha comenzado.

¿Y vosotros?, ¿qué opináis?

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Lo que se ha hecho 'toda la vida' parece que se olvida en beneficio de la comodidad, la practicidad y las marcas comerciales.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. La pena es que no es apoyada. Igual que a una madre no se le puede obligar a dar el pecho, tampoco se puede obligar a otra a dar leche de fórmula si está totalmente convencida de querer continuar con la lactancia materna. Es injusto. Lo triste es que aún haya pediatras que creen eso de poner horarios a las tomas, destetar al bebé a la primera de cambio y despegarse de él todo lo que se pueda "por si se malacostumbra".

      Eliminar
  3. Madre mia!! lo peor es que haya alguna que siga a pies juntillas las indicaciones de este pediatra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego. Tampoco sé qué interés puede tener recomendando leche de fórmula a una madre y un bebé para los que lactancia va perfectamente...Si ademas queremos seguir como vamos porque vamos bien, me parece absurdo el consejo. No creas, alguna habrá que le siga las indicaciones...

      Eliminar
  4. Pero ese señor de que va!!! Que pena que nos tengamos que encontrar con pediatras así. Menos mal que la información es poder y al final en casa hacemos lo que nos da la gana!
    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Desde luego, Mama Pata, la pena es que aconsejen estas cosas...y sobre todo que haya mamás que por desconocimiento o por miedo le hagan caso. Nosotras seguiremos con lo nuestro, que nos va fenomenal!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Ánimo con esa lactancia materna! Parece mentira, con lo que cuesta establecerla y cómo ciertos profesionales ayudan tan poco.
    Hay médicos que parecen estar a sueldo de las grandes marcas de comida...menos mal que siempre nos queda el recurso de hacer lo que nos da la gana :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que es verdad. El otro día se lo comentaba a mi marido: que con lo complicado que se hace establecerla y que luego vaya todo bien, como para empezar a cargarse 'el método' a la primera de cambio. El recurso de hacer lo que nos da la gana es el que creo que va a salvar nuestra lactancia, jeje. 'Cuando seas padre comerás huevos', no? Pues eso, a huevos!!

      Eliminar
  7. Es que los pediatras se traen un toma y daca con el tema de la leche materna que uno no sabe que hacer. Pero que cuando se tiene claro hay que tirar para adelante que para eso son los padres los que deciden.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Sí, y como no sabes qué pediatra te va a tocar ni qué pediatra es que el que te va a brindar apoyo o todo lo contrario, es un poco rollo. Como profesional (y mientras no sea nada grave grave, que entonces sí hay que hacerle caso), habrá que limitarse a escuchar y optar por lo que nosotros creamos conveniente. Ni más, ni menos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…