Ir al contenido principal

¿Por qué lloras?

Llevo varios días queriendo escribir esta entrada pero, para ser sincera, no he tenido ni un minuto libre para ponerme delante del ordenador. La pequeñaja no deja ni un segundo para una, cada vez requiere más atenciones y parece que no está tranquila si no la estás hablando, acariciando o sosteniendo en brazos.

Ha sido cumplir los tres meses y despertar la furia que lleva dentro.

Y es que no para de llorar. Llora porque tiene sueño, llora cuando tiene hambre, llora porque tiene el pañal hinchado por el pis que se acaba de hacer, llora porque no quiere estar tumbada...e incluso precede esos lloros con graciosos pucheros cuando alguna vecina la dirige palabras cariñosas que no es capaz de procesar...En fin, que últimamente llora por (casi) todo.

Sin embargo, le tranquiliza muchísimo que mami se acerque a tres centimetros de su nariz y le hable cariñosamente, o que mami la sostenga en brazos mientras le dedica susurros al oído...

Y si realmente los lloros son su manera de comunicarse, puedo decir que nuestra pequeñaja estos últimos días está la mar de comunicativa.

¿Las soluciones? Por orden de efectividad, las organizaría en tres bloques:

1. Teta: que, sinceramente, vale pa to. Calma desde el hambre hasta la más mínima molestia...
2. Chupete: en sustitución de la teta, puede ser una solución más.
3. Brazos, arrumacos y susurros: tan efectiva como la teta.

Si me lo legan a decir hace unas semanas no me lo hubiera creído, pero es cierto que poco a poco, y con la variedad de llantos que nos está dedicando estos últimos días, creo que más o menos empiezo a tenerlos controlados: si llora con un 'Eh, eh, eh' de fondo, es que tiene hambre; si lo hace en plan berrido selvático, es que tiene gases; si lo hace sin ganas...es que quiere atenciones.

Es cuestión de afinar el oído y de conocer poco a poco a tu pequeñaj@.

Aunque existen, no obstante, algunos aparatejos que venden con el objetivo de calmar la ansiedad de los padres ante el desconocimiento del significado del llanto. Un compañero de trabajo de mi marido nos regaló uno de ellos, llamado 'Why Cry' que, sinceramente no nos ha servido de mucho, pero que se vende como el traductor del llanto del bebé más efectivo del mercado.

El que tenemos nosotros es una de las versiones anteriores, pero me consta que han sacado varios modelos electrónicos mucho más avanzados que el nuestro, que sería éste:

Se trata de un aparato en el que se dibujan varias caras de un supuesto bebé: desde la sonrisa más pura, hasta la cara más amarga que nuestros enanos nos puedan llegar a poner (por aburrimiento, dolor, sueño o hambre), al lado de las cuales hay un piloto. La parte dedicada al altavoz recogería las ondas del llanto del bebé y el aparato rápidamente lo traduce en alguna de las caras, identificando así qué es lo que le ocurre. El precio ronda los 35-50 euros.

He decir que el 'Why Cry' no nos ha servido más que para hacer el tonto alguna que otra tarde, imitando nosotros mismos varios tipos de posibles llantos de bebé, sin resultado alguno.

Sin embargo, parece ser que este tipo de cacharros tiene su propio hueco en el mercado, pues los hay de diferentes tipos y marcas. Por citar algunos:


- Traductor creado por la empresa Biloop. Galardonado en 2012 con el Premio a la Innovación Empresarial por la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares - CAEB, que ronda los 70 euros.



- Babble, comunicador inteligente para detectar el llanto del bebé, que fue presentado en la Feria Internacional de de Electrónica de Consumo que se celebra anualmente en Las Vegas.



...O incluso, aplicaciones de móvil que igualmente sirven para traducir el llanto. Es el caso de 'Cry Translator', una aplicación disponible para iPhone (con un precio que ronda los 5 euros) o el Baby Translate, para Android (la versión que he encontrado yo es gratuita).


Vamos, que para gustos, los colores. Será como todo y cada uno optará por dejarse guiar por el instinto (como es mi caso) o preferirá fiarse de alguno de estos aparatos que parecen saber qué les pasa a nuestros pequeñajos con sólo pulsar el botón de 'ON'.

Comentarios

  1. Jaja! Me recuerdan a un aparato que sale en un capítulo de los Simpsons!! Yo también creo que el llanto es su forma de expresarse, sobre todo su malestar, y si, lo mejor, la teta, que todo lo cura!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, si es que hay inventos pa to!! Lo mejor, el instinto y la teta, está claro.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pero esto se lo cree alguien? Ni que todos los bebes llorasen igual, jiji. Al final vamos a acabar como en la peli de Up, que los perros hablan mediante un sistema parecido! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni todos los bebés lloran igual ni todos los lloros son pa lo mismo. Porque no creo que estos sistemas registren el lloro de llamar la atención, el que por ejemplo mi pequeñaja emite con un 'ehehoohhh', jajaja.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…