Ir al contenido principal

El cuarto mes

Tengo la sensación de que los bebés con cuatro meses ya existen para el resto del mundo: aparecen en las cajas de papillas y en las recomendaciones de edad para determinadas actividades (de 4 a 6 meses o...a partir de 4 meses...). Si se contara como en el embarazo, ya habríamos entrado en el segundo trimestre. Pues eso, que la pequeñaja ya se ha abierto al mundo. Cuatro meses ya, cómo pasa el tiempo.

Este cuarto mes también es el mes crítico para la mami, que soy yo, porque será en el que yo vuelva al trabajo. Crítico por la separación que supone esto y por ver cómo evoluciona nuestra lactancia exclusiva con tantas horas de por medio.

En fin. Me quedan unos quince días para aprovechar los despertares matutinos viendo esa sonrisa enorme y desdentada que me alegra las mañanas, para asistir a mis últimas clases en el grupo de postparto, para echarnos esas siestas en la cama casi abrazaditas, pensando que se ha detenido el tiempo cuando la veo dormir plácidamente así.

Estos cuatro meses de aprendizaje intensivo como mami primeriza he experimentado muchas sensaciones diferentes. Y ella, ha crecido una barbaridad. Como avances, podemos enumerar los siguientes:

- Se ríe a carcajadas. Sobre todo cuando le haces tontunas. Cuando la asustas con un gracioso 'Cucú-trassssss' o, simplemente, cuando haces el payaso enfrente suya. Se parte de risa. Tanto, que a veces parece hasta que se va a ahogar.
- Es capaz de agarrar con sus manitas todo lo que está a su alrededor. Si se quita el calcetín (a base de rebozarse los pies uno contra el otro)...lo atrapa..
- El mes pasado estuvo experimentando cómo quitarse el chupete... Pues este mes ya es capaz de volvérselo a poner sola. Esto se ha convertido en una especie de entretenimiento: me lo quito, me lo pongo, me lo quito, me lo pongo de nuevo...
- Ha aprendido a comer con biberón (biberones de la leche que me extraigo el día anterior). Esto nos ha costado un poco, nos ha llevado varios días. Pero ya coge la tetina (hemos comprobado que prefiere las de silicona) perfectamente. Y lo que es mejor, no ha cambiado para nada su agarre al pecho. Así me puedo quedar más tranquila para mi vuelta al trabajo ya que sé que no va a hacer perder la paciencia a mi madre, que será quien esté con ella por las mañanas.
- Relacionado con esto último, el biberón lo coge con las dos manitas y lo sostiene. Parece que ella sola se lo guisa y se lo come.
- Aunque sigue pesándole aún la cabeza, ya es capaz de sostenerla un buen rato. Algo que le gusta mucho es que la cojamos de las manos mientras está tumbada y la vayamos incorporando lentamente hasta dejarla sentada. Es como si desde esa posición viera su pequeño mundo de otra manera, desde otra perspectiva.
- Le llaman mucho la atención las luces, los muñecos con luces, los móviles encendidos, la televisión. Se fija en ellos y los sigue con la mirada.

De entre sus tareas pendientes: dormir más. Sus siestas son de media hora (contada por reloj). Y por las noches nos regala 5 horas seguidas del tirón, pero luego continúa despertándose cada 3 horas.

Algo gracioso...es que desde hace unas dos o tres semanas babea mucho. A veces las babas salen como un grifo, a chorretones...Algo que ha llevado a que todo el mundo que la ve, repita eso de '¡Qué pronto le van a salir los dientes!'. Se puede decir, que ambas cosas han venido de la mano. Habrá que ver ahora cuánto tiempo pasa desde esta sospecha hasta la aparición real.

¡Cómo pasa el tiempo! No puedo parar de repetirlo...

Comentarios

  1. Feliz cuarto cumplemes,que de cosas pasan en poco tiempo verdad? a mi me parece increible... la mia empezó a babear sobre ese mes y todo el mundo me decía igual que a ti pero le salieron con 8 meses jeje.así que paciencia,me da que no es ciencia exacta. Animo con la vuelta al trabajo :-)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece mentira que en cuatro meses ya sea el bebote que es ya! El tiempo pasa muy rápido y viéndola a ella te das cuenta de que no es una frase hecha, sino que es real!
      Y lo de los dientes...a ver, a la fuerza tendrán que salirle. Una compañera de trabajo empezó a escuchar el comentario de 'Uyuyuyuy, babea, uyuyuy, serán los dientes...!' La niña acaba de cumplir sus 15 meses con el primer diente. Y le dije el otro día: "Los que te decían 'serán los dientes' te dirán ahora, '¿ves? eran los dientes...". Que salgan cuando tengan que salir y punto.

      El trabajo...bueno, con ánimo y optimismo, como veo todo siempre. Ya os contaré.

      Eliminar
  2. Tienes razón en que hasta los cuatro meses parece que casi no existan..jeje. Ya sabes que aún no soy mami pero me di cuenta de ello cuando he querido comprar ropa algo de vestir que se saliera de ser un pijama. Hasta los cuatro meses no hay nada...
    Que pasada que agarre ya el bibe ella solo con cuatro meses...jeje. Y que pasa, ¿Que las tetinas de silicona son mejores para no modificar el agarre de la teta??
    Felicidades a la peque por todos esos logros y a los papis!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, eso pienso yo, que hasta los 4 meses es cuando despierta el mundo del bebé...
      En cuanto a las tetinas...no sé si tendrá que ver o no, pero la verdad es que incluso en los chupetes ella se ha decantado por la silicona. El látex es más suave, se supone que más agradable, flexible...pero ella lo rechaza.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…