Cosas que olvidarás (olvidaremos) de cuando eras bebé

Pasan los meses a la velocidad del rayo. Tan lentos las últimas semanas cuando te esperábamos y tan veloces estos primeros a tu lado... Qué le vamos a hacer, dicen que es ley de vida y que a medida que crecéis, mayor es la sensación de que el tiempo pasa volando.En nada, te plantas en tu primer cumpleaños como si nada y ya casi habremos olvidado tus gorgoritos de las primeras noches en casa. Esos ruiditos extraños que nunca supimos bien si se debían a tu rinitis de nacimiento o a que todos los bebés en sus primeros días de vida es normal que hagan. Tu olor al nacer, el que se quedó contigo los primeros días y el que grabé a fuego como un recuerdo precioso, también se diluirá entre esos otros olores a bebé que ayudan a potenciar las cremas hidratantes, la colonia y hasta las babas que sueltas.No se me olvidará, sin embargo, lo que sentí cuando te pusieron encima de mí plagada de vérnix: calor. Estabas muy calentita y en mi cabeza sólo cabía que tenía que arroparte más, que no quería qu…

Reacciones a los alimentos

Uno de mis mayores defectos es ser cuadriculada para ciertas cosas: las vacunas, el uso de nuevos elementos como la sillita de paseo o la introducción de alimentos complementarios. Parece como si quisiera cumplir con un estricto calendario que yo misma me he impuesto. Por eso, cuando por algún motivo algo se me sale de la cuadrícula no puedo parar de darle vueltas a qué ha podido fallar para que el resultado no haya sido perfecto. Mi mayor enemigo en estos momentos: la patata.

Hace ya casi un mes y medio que comenzamos a darle a la pequeñaja alimentos más allá de la leche materna (que continúa tomando como si no hubiera un mañana...). Comenzamos con los biberones de cereales (que a veces hacemos con leche materna y otras veces con agua y a los que nos ha costado un poco cogerles el truco)...y poco a poco fuimos conuando con la fruta...la verdura...y la carne. Hasta ahí todo bien. Hay algunas cosas que le encantan (como el calabacín o las judías verdes) y otras que odia rematadamente (como la fruta. La pequeñaja se ha vuelto experta en reírse con la boca cerrada para que la cuchara no pueda franquear la frontera e y tenga que tragarse la mezcla).

El problema ha venido de parte de la patata (o esta chef cuadriculada es lo que cree, hasta que otro alimento le acabe demostrando lo contrario) pues ha parecido resultar que una de las primeras mezclas de alimentos: patata con zanahoria, patata con judias o patata con lo que sea...le ha dado reacción.

Al principio pensamos que la manchita colorada que le había salido bajo la barbilla se debía a algún roce, debido en parte a la papada que tiene desde hace meses. Pero poco a poco, y al ver que la mancha no sólo no se le iba sino que además compartía espacio con otras tantas más en las mejillas, comenzamos a sospechar que quizá podía ser alguna reacción alérgica a algún alimento.

El primer alimento del que sospechamos fue la patata, así que decidimos probar a no echársela en ningún puré... Y...voilà!! poco a poco han empezado a írsele todas las manchitas.

15 días llevamos sin echar patata a los purés...y 15 días días desde que no tiene esas manchas de aspecto como de pielecilla quemada.

Puede que lo más sensato sea volver a ir probando mezclas que lleven patata para ver si vuelven a aparecer (y así llevar un argumento de peso al pediatra) o se debieron a cualquier otra cosa que se nos descontrola...Pero no lo sé, se me escapa del control.

Y vosotras, ¿qué opináis?

Comentarios

  1. Yo no te sabría ayudar,pero tiene toda la pinta de ser la patata por lo que habeis probado,lo has consultado con el pediatra? supongo que os dará alguna orientación mas especifica para saber si se trata de una alergia.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que seguramente sea la patata. Lo más sensato sea ir al pediatra...a ver qué nos cuenta

      Eliminar
  2. Hola!! Acabo de conocerte, me quedo por aquí!!
    Nuestro hijo es alérgico a la proteína de la leche de vaca, así que mi recomendación es que ante la duda lo consultes con el pediatra. Te quedarás más tranquila!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marmes, gracias por pasarte por aquí y por el comentario... la verdad es que sí que se lo comentaré al pediatra, porque si es como si no es, seguro que al salir de la consulta estaré más tranquila. Un abrazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'