Ir al contenido principal

Reacciones a los alimentos

Uno de mis mayores defectos es ser cuadriculada para ciertas cosas: las vacunas, el uso de nuevos elementos como la sillita de paseo o la introducción de alimentos complementarios. Parece como si quisiera cumplir con un estricto calendario que yo misma me he impuesto. Por eso, cuando por algún motivo algo se me sale de la cuadrícula no puedo parar de darle vueltas a qué ha podido fallar para que el resultado no haya sido perfecto. Mi mayor enemigo en estos momentos: la patata.

Hace ya casi un mes y medio que comenzamos a darle a la pequeñaja alimentos más allá de la leche materna (que continúa tomando como si no hubiera un mañana...). Comenzamos con los biberones de cereales (que a veces hacemos con leche materna y otras veces con agua y a los que nos ha costado un poco cogerles el truco)...y poco a poco fuimos conuando con la fruta...la verdura...y la carne. Hasta ahí todo bien. Hay algunas cosas que le encantan (como el calabacín o las judías verdes) y otras que odia rematadamente (como la fruta. La pequeñaja se ha vuelto experta en reírse con la boca cerrada para que la cuchara no pueda franquear la frontera e y tenga que tragarse la mezcla).

El problema ha venido de parte de la patata (o esta chef cuadriculada es lo que cree, hasta que otro alimento le acabe demostrando lo contrario) pues ha parecido resultar que una de las primeras mezclas de alimentos: patata con zanahoria, patata con judias o patata con lo que sea...le ha dado reacción.

Al principio pensamos que la manchita colorada que le había salido bajo la barbilla se debía a algún roce, debido en parte a la papada que tiene desde hace meses. Pero poco a poco, y al ver que la mancha no sólo no se le iba sino que además compartía espacio con otras tantas más en las mejillas, comenzamos a sospechar que quizá podía ser alguna reacción alérgica a algún alimento.

El primer alimento del que sospechamos fue la patata, así que decidimos probar a no echársela en ningún puré... Y...voilà!! poco a poco han empezado a írsele todas las manchitas.

15 días llevamos sin echar patata a los purés...y 15 días días desde que no tiene esas manchas de aspecto como de pielecilla quemada.

Puede que lo más sensato sea volver a ir probando mezclas que lleven patata para ver si vuelven a aparecer (y así llevar un argumento de peso al pediatra) o se debieron a cualquier otra cosa que se nos descontrola...Pero no lo sé, se me escapa del control.

Y vosotras, ¿qué opináis?

Comentarios

  1. Yo no te sabría ayudar,pero tiene toda la pinta de ser la patata por lo que habeis probado,lo has consultado con el pediatra? supongo que os dará alguna orientación mas especifica para saber si se trata de una alergia.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que seguramente sea la patata. Lo más sensato sea ir al pediatra...a ver qué nos cuenta

      Eliminar
  2. Hola!! Acabo de conocerte, me quedo por aquí!!
    Nuestro hijo es alérgico a la proteína de la leche de vaca, así que mi recomendación es que ante la duda lo consultes con el pediatra. Te quedarás más tranquila!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marmes, gracias por pasarte por aquí y por el comentario... la verdad es que sí que se lo comentaré al pediatra, porque si es como si no es, seguro que al salir de la consulta estaré más tranquila. Un abrazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…