Ir al contenido principal

Minivacaciones al extranjero con un bebé

Ocho meses tiene la pequeñaja y practicamente ocho meses llevábamos sin hacer una de esas escapaditas a las que nos teníamos mutuamente acostumbrados mi marido y yo desde que nos conocimos. Hace unos años nos daba igual si hotel, apartamento, camping o mochila a la espalda ¡y a la aventura! Y desde que somos papis teníamos claro que no queríamos renunciar a esos pequeños placeres, pero que no podíamos hacerlo a lo locococo...

Ocho meses tras el nacimiento de la pequeñaja sólo nos habíamos regalado una escapadita de un día a Ávila y tres mini excursiones al pueblo..., pero hace una semana que decidimos tirar la casa por la ventana (con qué poco nos conformamos...) y hemos vuelto de pasar unos días en Lisboa. Y he de decir que me ha encantado. Nos ha encantado. Y no sé si es porque realmente me entusiasma viajar y vaya a donde vaya siempre regreso con los ánmos renovados, pero creo que esta salida le ha venido estupendamente a la pequeñaja. Trajo un colorcito curiosón en las mejillas, se ha visto sorprendida entre personas que le hablaban en otro idioma y, a decir verdad, ha sido capaz de continuar con sus rutinas pese a las horas de viaje del primer y último día y a los traqueteos de ir de un lado para otro de los días intermedios.

Y, si bien es cierto que viajar a Portugal no es como viajar a Zimbawe, sí es verdad que por si acaso nos aseguramos de tener preparada documentación para la peque como su DNI (que se solicita con cita previa y para lo que es necesario llevar 1 foto del bebé y los certificados de nacimiento y empadronamiento -con no más de seis meses desde su solicitud para el primero, y de tres meses pata el segundo) o su tarjeta sanitaria europea (que puede solicitarse cómodamente por Internet).

Importante también fue aprovisionarnos de cuna de viaje (que al final no usamos porque durmió con nosotros) y bañera portátil (compramos una super práctica de la marca Jané -que nos costó unos 30 euros-).

Para la comida fue fácil: nos la trajimos toda de Madrid. El día de antes del viaje hicimos varios purés para los cuatro días que íbamos a estar fuera, pero los potitos siempre están a mano en cualquier farmacia o supermercado (vamos, que ése no hubiera sido la mayor de mis preocupaciones)...y el resto, pecho, que como lo llevo siempre encima tampoco  supone problema alguno vayamos donde vayamos... ;)

Pasear por Lisboa tiene sus dificultades

Lisboa es una ciudad que me encanta, a la que me gusta escaparme siempre que puedo... Siempre la he encontrado especial.

Y esta vez no iba a ser menos. Sigo pensando que tiene algo especial y también...que deberían ensanchar algunas aceras del centro ya que los carritos pasan con alguna que otra dificultad por ciertas zonas. Y puestos a ser tiquismiquis...diré que el adoquinado de las calles hace que los bebés vibren en cada paseo. Claro que eso a la pequeñaja le encanta y facilita que se duerma a la tres!

Por lo demás nada que objetar. Preciosa ciudad para escaparse. Precioso viaje para repetirlo. Y ahora que somos tres, con mayor razón.

Comentarios

  1. Viene superbien una escapadita para recargar pilas,y seguro que los peques se adaptan mejor de lo que creemos,nosotros este verano aprovecharemos para salir por primera vez,a ver que tal..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que viene bien, la verdad...y ellos, de verte feliz de salir y airearte, tambien lo agradecen!! Si es que son mas los miedos que tienes tu por salir que el descontrol que realmente puedan llegar a tener! Ya nos contaras que tal vuestra salida, seguro que genial! Un beso

      Eliminar
  2. Tienes premio!! Pasá por aquí:
    http://amordelamadre.blogspot.com.ar/2014/06/nuevos-premios-conoceme-y-best-blog.html
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya!, muchas gracias. Y desde la Argentina!!

      Eliminar
  3. Somos compañeras de premio y me ha gustado mucho tu blog! Me quedo por aquí! Un beso!

    http://soymamakangaroo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Almudena, muchas gracias por pasarte...y por quedarte!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…