¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

Mascotas + bebé (2° parte)

A estas alturas de la película, la pequeñaja gatea que se las pela. Coge unas velocidades tremendas y se recorre la casa de arriba a abajo.

Tiene dos modalidades de gateo: el sonoro (va dando manotazos en el suelo a la vez que los acompaña de graciosísimos "blablablablaaapapapapa") y el peligroso.

Y es en éste en el que me detendré porque quiero explicarlo bien.

Peligroso es porque es silencioso. No la oyes ni llegar, ni quedarse ni irse. Desaparece y tienes que buscarla, porque seguro seguro seguro está cerca de la gata (que también acaba convirtiéndose en sospechosa si se esconde y no se le oye).

La convivencia entre ambas parecía haber llegado a buen puerto si no fuera porque a la pequeñaja no le cuesta nada coger confianza. Los acercamientos eran cada vez más frecuentes y también las caricias-manotazos. La pequeñaja se venía arriba (porque elbichopeludoparecidoalpeluche la dejaba hacer) y la gata porque había encontrao otra mano amiga.

Sin embargo esa buena convivencia hace días que creo que se ha resquebrajado. La mini mano amiga ya no es tan amiga y la gata ya no se deja hacer tanto. Digamos que la tranquilidad, paz y sosiego que suponen ciertos momentos en el mundo felino en mi casa no existen, se rompen cada vez que la pequeñaja la tira juguetes, la agarra de las orejas o se pone a gritar emocionada cuando el rabo le roza.

Hace unas semanas, la gata respondía a las caricias-manotazos poniéndose panza arriba y dejando bien a la vista su barriguita. Hoy lo hace con bufidos que por supuesto la pequeñaja no entiende.

Sé que es cuestión de tiempo, pero la verdad es que este fin de semana me ha sorprendido ver que los bebés son más curiosos de lo que yo me pensaba y que al final, los gatos son gatos, con todas sus rarezas en el paquete, por mucho ronroneo que te hagan y por mucho chupete que te ofrezca esa mano amiga, que empezaba a serlo y que a lo mejor ya no lo es tanto.

El tiempo lo dirá.

Comentarios

  1. Ya verás cómo al final todo sale bien! y se llevan estupendamente. Sólo hay que darle tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, jeje, seguro que sí será cosa de tiempo! Eso, si no acaba antes una con la otra!

      Eliminar
  2. Los gatos al contrario de los perros son muy rezelosos al final supongo que entrara por el aro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que la gata, como tú dices, entre por el aro...y que la pequeñaja aprenda a acariciar de verdad!!

      Eliminar
  3. A los niños igual que a cualquier persona les hacen mucho bien las mascotas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Elia, yo tambièn lo creo. Espero que poco a poco aprendan a entenderse. Sólo es cuestión de tiempo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance