¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

Regañar

Dicen los expertos que a partir de cierta edad, el papel de los padres pasa de ser el de meros criadores a educadores. No sé si esto ocurre alrededor del año o año y medio, pero lo cierto es que tenemos amigos con hijos de ese rango de edad y, aunque siguen hablando de sus hijos en meses (18, 20, 24...), nos cuentan cómo alguna vez han sido testigos de arranques de rebeldía, de berrinches sin ton ni son o de pataletas en medio de la calle.

Nuestra pequeñaja aún es muy pequeñaja para hacernos esas cosas, pero sí nos da muestras de la mala leche que gastará cuando tenga unos pocos meses más. Y para ejemplo, un botón: odia la crema en todas sus modalidades (de cara, de cuerpo tras el baño, la protectora de sol...) y ¿cómo lo demuestra? Fácil: agarrando el bote, la mano de mami, el dedo o lo que esté a su alcance y haciendo amago de lanzarlo lejos. Todo esto, acompañado de un gritito que podría traducirse por un "Tate quieeeeta, ¡leche!".

Otras veces, cuando se enfada, vaya usté a saber por qué (porque no quiere más fruta, porque quiere que la levantes del suelo, porque quiere más juguetes a su vera...) te mira fijamente y con un "Ahhhjjaahhh" enfadón lanza su regañina a quien pille por delante. Y si le contestas con otro "Ahhhjjjaahh" similar al suyo, te lo devuelve, cada vez con más volumen.

"Uy, qué mala leche va a tener",dicen orgullosas las abuelas. Si el papi y yo somos dos trocitos de pan...pienso yo.

Suelo contestarla que eso no se hace, que a mami no se le regaña. Si grita, le hablo bajito y le digo que no hay que gritar. Y me queda la esperanza de que no sea cierto eso de que los bebés no entienden, porque muchas veces me mira, baja la mirada y vuelve a mirarme como diciendo "uuppsss, que se me corta el rollo".

Y vosotr@s, ¿qué pensáis?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest