Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

Regañar

Dicen los expertos que a partir de cierta edad, el papel de los padres pasa de ser el de meros criadores a educadores. No sé si esto ocurre alrededor del año o año y medio, pero lo cierto es que tenemos amigos con hijos de ese rango de edad y, aunque siguen hablando de sus hijos en meses (18, 20, 24...), nos cuentan cómo alguna vez han sido testigos de arranques de rebeldía, de berrinches sin ton ni son o de pataletas en medio de la calle.

Nuestra pequeñaja aún es muy pequeñaja para hacernos esas cosas, pero sí nos da muestras de la mala leche que gastará cuando tenga unos pocos meses más. Y para ejemplo, un botón: odia la crema en todas sus modalidades (de cara, de cuerpo tras el baño, la protectora de sol...) y ¿cómo lo demuestra? Fácil: agarrando el bote, la mano de mami, el dedo o lo que esté a su alcance y haciendo amago de lanzarlo lejos. Todo esto, acompañado de un gritito que podría traducirse por un "Tate quieeeeta, ¡leche!".

Otras veces, cuando se enfada, vaya usté a saber por qué (porque no quiere más fruta, porque quiere que la levantes del suelo, porque quiere más juguetes a su vera...) te mira fijamente y con un "Ahhhjjaahhh" enfadón lanza su regañina a quien pille por delante. Y si le contestas con otro "Ahhhjjjaahh" similar al suyo, te lo devuelve, cada vez con más volumen.

"Uy, qué mala leche va a tener",dicen orgullosas las abuelas. Si el papi y yo somos dos trocitos de pan...pienso yo.

Suelo contestarla que eso no se hace, que a mami no se le regaña. Si grita, le hablo bajito y le digo que no hay que gritar. Y me queda la esperanza de que no sea cierto eso de que los bebés no entienden, porque muchas veces me mira, baja la mirada y vuelve a mirarme como diciendo "uuppsss, que se me corta el rollo".

Y vosotr@s, ¿qué pensáis?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest