Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Regañar

Dicen los expertos que a partir de cierta edad, el papel de los padres pasa de ser el de meros criadores a educadores. No sé si esto ocurre alrededor del año o año y medio, pero lo cierto es que tenemos amigos con hijos de ese rango de edad y, aunque siguen hablando de sus hijos en meses (18, 20, 24...), nos cuentan cómo alguna vez han sido testigos de arranques de rebeldía, de berrinches sin ton ni son o de pataletas en medio de la calle.

Nuestra pequeñaja aún es muy pequeñaja para hacernos esas cosas, pero sí nos da muestras de la mala leche que gastará cuando tenga unos pocos meses más. Y para ejemplo, un botón: odia la crema en todas sus modalidades (de cara, de cuerpo tras el baño, la protectora de sol...) y ¿cómo lo demuestra? Fácil: agarrando el bote, la mano de mami, el dedo o lo que esté a su alcance y haciendo amago de lanzarlo lejos. Todo esto, acompañado de un gritito que podría traducirse por un "Tate quieeeeta, ¡leche!".

Otras veces, cuando se enfada, vaya usté a saber por qué (porque no quiere más fruta, porque quiere que la levantes del suelo, porque quiere más juguetes a su vera...) te mira fijamente y con un "Ahhhjjaahhh" enfadón lanza su regañina a quien pille por delante. Y si le contestas con otro "Ahhhjjjaahh" similar al suyo, te lo devuelve, cada vez con más volumen.

"Uy, qué mala leche va a tener",dicen orgullosas las abuelas. Si el papi y yo somos dos trocitos de pan...pienso yo.

Suelo contestarla que eso no se hace, que a mami no se le regaña. Si grita, le hablo bajito y le digo que no hay que gritar. Y me queda la esperanza de que no sea cierto eso de que los bebés no entienden, porque muchas veces me mira, baja la mirada y vuelve a mirarme como diciendo "uuppsss, que se me corta el rollo".

Y vosotr@s, ¿qué pensáis?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest