Sorpresa: ¿las niñas tienen fimosis?

Imagen
Hace cosa de dos meses, mi primo ingresó con el segundo de sus tres hijos para que le operasen de fimosis. Estábamos en su casa cuando nos lo contó y mi comentario fue...: "menos mal que yo no tengo que pasar por esas cosas porque tengo niñas!". Ay, ay, cuánto han pesado esas palabras desde el pasado jueves, cuando en la revisión de los seis meses, tras el reconocimiento de la peque, la pediatra nos dijo que observaba cierta ligazón en la piel de la vulva, como si el orificio estuviera sellado.

"En los niños hablamos de fimosis y esto no es exactamente lo mismo, pero podríamos decir que aunque no lo veo muy grave, estamos ante un caso de sinequia vulvar".

Madre mía, no nos libramos de nada, pensé yo y evité echarme las manos a la cabeza porque soy de la opinión de que a no ser que el médico nos diga lo contrario, todo tiene solución.

Nos recomendó que cada tres días más o menos, con ayuda de un aceite de vitamina E 100%, probásemos a separar cuidadosamente con las …

10: número redondo

Tan redondo tan redondo, como redonda está la pequeñaja ya. Su décimo cumplemes nos atisba la cercanía de su primer año. Hace exactamente un año estaba la que aquí escribe muerrrrta de calor, viviendo el que hasta ahora ha sido el peor verano de su vida, mirando con ojitos los helados-refrescos-hidratos en general, sin poder catarlos por la diabetes gestacional, y sobre todo soñando con la lagartijilla que se movía sin parar dentro de su tripa.

Hoy, que cumple 10 meses, la pequeñaja es un bebé muy despierto, simpatiquísimo, curioso. Al que le gusta "reordenar" las estanterías de casa porque seguro que le parece que están llenas de libros. Al que le viene igual de bien un mendrugo de pan, que un potito de verduras, que un trozo de sandía. Al que le encanta acariciar con pellizcos a la gata. Al que le cuesta dormir porque prefiere apurar las últimas horas del día jugando.

Estos 10 meses los hemos inaugurado con un diente medio fuera ya de la encía y el compañero empezando a asomar.

Los hemos estrenado con más balbuceos que consiguen derretir a los papis: blablablabla, papapapa, ammmaaaa ammmaaaaa, uuuhhhh, eheheheh...

Unos papis que alucinan cómo un renacuajo como la pequeñaja puede aprendet tanto, puede sorprender tanto, y puede hacer que se le quiera tanto.

Comentarios

  1. Feliz cumple mes!! Tienes razón, con el décimo se empieza a pensar más en el año... si es que pasa volando (es lo que siempre se dice, pero es que es verdad!). Disfrutar mucho, que a partir de ahora cada vez es más divertido ;) Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día nos sorprende con balbuceos nuevos, conversaciones nuevas y expresiones nuevas... y nos partimos de risa con cada uno de ellos... Jo, Perú, es verdad...se está pasando volaaaando¡

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'