A mis hijas

Os quiero. Gracias por enseñarme a ser mamá, cada día, porque viéndoos crecer, reír, dormir, llorar, jugar... me doy cuenta de que algo bien lo estoy haciendo cuando estáis llenas de vida. Si hace unos años me hubieran preguntado qué me hace feliz, habría enumerado una larga lista de cosas. Hoy lo tengo claro: vosotras, que sois mi mayor proyecto de futuro, con el que deseo superarme cada día y aprender.Veros me demuestra todo lo que nos queremos papá y yo y que merece la pena dar el salto al vacío que supone tener hijos... Porque, y espero que lo experimentéis algún día, ser madre es lo más duro, pero a la vez lo más satisfactorio que podréis hacer nunca.Nadie te avisa ni te orienta... todo se hace avanzar tomándole la mano al instinto, que es muy sabio. Teneros cerca y disfrutaros, pero también el poder recordar vuestro olor y vuestras risas cuando estoy lejos nos hace estar unidas por más de una hebra roja, por miles de hebras Irrompibles, eternas.Sois y seréis la mayor responsabil…

10: número redondo

Tan redondo tan redondo, como redonda está la pequeñaja ya. Su décimo cumplemes nos atisba la cercanía de su primer año. Hace exactamente un año estaba la que aquí escribe muerrrrta de calor, viviendo el que hasta ahora ha sido el peor verano de su vida, mirando con ojitos los helados-refrescos-hidratos en general, sin poder catarlos por la diabetes gestacional, y sobre todo soñando con la lagartijilla que se movía sin parar dentro de su tripa.

Hoy, que cumple 10 meses, la pequeñaja es un bebé muy despierto, simpatiquísimo, curioso. Al que le gusta "reordenar" las estanterías de casa porque seguro que le parece que están llenas de libros. Al que le viene igual de bien un mendrugo de pan, que un potito de verduras, que un trozo de sandía. Al que le encanta acariciar con pellizcos a la gata. Al que le cuesta dormir porque prefiere apurar las últimas horas del día jugando.

Estos 10 meses los hemos inaugurado con un diente medio fuera ya de la encía y el compañero empezando a asomar.

Los hemos estrenado con más balbuceos que consiguen derretir a los papis: blablablabla, papapapa, ammmaaaa ammmaaaaa, uuuhhhh, eheheheh...

Unos papis que alucinan cómo un renacuajo como la pequeñaja puede aprendet tanto, puede sorprender tanto, y puede hacer que se le quiera tanto.

Comentarios

  1. Feliz cumple mes!! Tienes razón, con el décimo se empieza a pensar más en el año... si es que pasa volando (es lo que siempre se dice, pero es que es verdad!). Disfrutar mucho, que a partir de ahora cada vez es más divertido ;) Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día nos sorprende con balbuceos nuevos, conversaciones nuevas y expresiones nuevas... y nos partimos de risa con cada uno de ellos... Jo, Perú, es verdad...se está pasando volaaaando¡

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'