Ir al contenido principal

Cremas para el culete

Uno de los primeros consejos que nos dio una prima de mi marido fue que no costumbrásemos a echar cremita en el culete de la pequeñaja "porque se les acostumbra la piel". Total, que entre los productos que venían en las mil canastillas de regalo que guardamos en casa y los que ya en el hospital nos fueron regalando, teníamos todo un variado muestrario de cremitas para rozaduras de pañal "por si acaso".

La peque nació y a los tres días de estar ya en casa vimos que tenía el culete como los monos de zoo, así que pecamos de "aventurados" y desoyendo los consejos de la prima, decidimos untar el culete de nuestro bebé con un poco de crema en cada cambio de pañal.

La primera que usamos fue Bepanthol, de la marca Bayer. Nada pringosa, suave, sin olor y fácil de extender por la delicada piel de nuestro bebé.

Pero como soy mucho de probar, la alterné con Nutraisdin-crema reparadora, de marca Isdin. Más del estilo del cemento: super dura, nada fàcil de extender, pero con el aspecto de ser muy eficaz (probad a untar con escayola el culo de vuestros bebés...pues ése es el efecto). Como ésta era tan dura, sólo hacía falta una porción de crema del tamaño de un garbanzo para cubrir todo el área, con lo cual el botecito de crema (de 100ml) nos duró hasta el quinto mes de vida de la pequeñaja. Los cerca de 14 euros que cuesta son amortizables desde luego.

Similar a Bepanthol, es Mitosyl, de Sanofi. Fácil de untar, efectiva y no muy cara (5 euros, más o menos, el botecito de 65gr).

Ahora, con un culete que cuidar de casi 11 meses, y en plena efervescencia de los dientes, alternamos la crema reparadora para las rojeces de pañal de la marca Mustela con otra que nos va mucho mejor que ninguna, hecha a base de Caléndula, que se llama Calenduflor y nos costó unos 10 euros en la farmacia.

Si tuviera que recomendar alguna, sería ésa. Similar a la crema de Caléndula de la marca Welleda, que viene en muchas canastillas y que además nos recomendó nuestra matrona.

Ahora que...¿un remedio anticrisis para el culete de nuestros bebés y que además es, como dicen las abuelas, "mano de santo"?

Mezcla de aceite de oliva con unas cucharaditas de Maizena. Se hace una pasta ligera, se le extiende bien por el culete una vez por cada cambio de pañal y......¡¡se hizo el milagro!! Las rojeces e irritaciones desaparecen como por arte de magia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…