Ir al contenido principal

DIY: Estor para habitación de bebé

Hasta que definitivamente me decidí por poner un estor, he pasado por varias fases: cortina larga de colorines, cortinas recosidas a mano para tapar los extremos de la ventana, cortina monísima (a falta de dos iguales) comprada online...Pero llegó un día en que dije: por qué no tirarme a la piscina y hacer un estor? Queda más ordenada la estancia, más recogidita y como la habitación no es muy grande, no hay riesgo de que le robe espacio a la misma...

He de decir que pensé en encargarlo en una tienda de cortinas, pero de los 90 euros no bajaba el tema. Así que mi marido, que me conoce bien, me animó a que lo hiciera yo (vaya por delante que hasta hace dos semanas no había tocado una máquina de coser en la vida). Todo un reto...

PASO 1: Elegir la tela

Suelo pasear mucho y cotillear mucho las tiendas del barrio. Y en uno de nuestros paseos encontré que en una de las tiendas de telas más concurridas de por aquí habían traido una tela preciosísima de mariposas de colores.

Me encantan las mariposas... así que en cuestión de dos días me hice con un buen trozo: 2x2m (que ahora digo yo...¿qué puedo hacer con la que me ha sobrado?).

Las medidas de mi futuro estor serían: 1m de ancho x 1,80m de alto...igual que el que tengo en mi habitación.

PASO 2: medir+cortar+hilvanar

Señalé con un lapicero las medidas que quería para el estor, tracé y corté. Y una vez tenía marcados todos los extremos comencé a hilvanar.

PASO 3: coser a máquina los hilvanes

Éste era el paso que más miedo me daba...porque nunca me dio por coser a máquina..., pero tras varios días experimentando con retales,enhebrando la aguja, cambiando las canillas y demás, me puse a ello con el estor.

Allá donde hilvané, pasé después con la máquina.

PASO 4: colocar las tiras para pasar los hilos

Compramos un mecanismo de estor en Bricor y, dentro del paquete, venían unas cintas transparentes en las que se enganchan o bien las arandelas por las que pasarán los hilos, o bien las varillas que sujetarán el estor. Yo me decanté por la primera opción (por aquello de hacerlo igual que el de nuestra habitación). Y para ello, seguí el mismo proceso: marcar-hilvanar-coser a máquina.

Una vez cosidas estas tiras, engamché las arandelitas a una distancia de 15cm unas de otras.

PASO 5: coser el velcro en la tela y colocar en el mecanismo

Al ir pegada con velcro la tela en el mecanismo, decidí coserla para evitar riesgos de que algún día, de tanto quitarlo y ponerlo para lavar, se me despegaba...

Tras varias roturas de aguja y chapuzas varias con los hilos, conseguí coser el velcro.

Después, lo pegamos al mecanismo (que ya viene con la otra mitad del velcro incorporado en la parte superior) y listo para colgar en el techo!!


Total: 20€ (mecanismo)+24€ (tela: 6€m)...

El resultado ha quedado más que aceptable, y le da un toque infantil y muy tierno...

Otro día me lanzo al tema y os cuento cómo he transformado una estantería Billy de Ikea en un armario blanco má estilo bebé  ;)

Comentarios

  1. Te ha quedado precioso el estor,que manitas!! Ya nos contaras lo de la estantería ,-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Para ser la primera vez que hago uno la verdad es que no ha quedado mal!! Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…