Cosas que olvidarás (olvidaremos) de cuando eras bebé

Pasan los meses a la velocidad del rayo. Tan lentos las últimas semanas cuando te esperábamos y tan veloces estos primeros a tu lado... Qué le vamos a hacer, dicen que es ley de vida y que a medida que crecéis, mayor es la sensación de que el tiempo pasa volando.En nada, te plantas en tu primer cumpleaños como si nada y ya casi habremos olvidado tus gorgoritos de las primeras noches en casa. Esos ruiditos extraños que nunca supimos bien si se debían a tu rinitis de nacimiento o a que todos los bebés en sus primeros días de vida es normal que hagan. Tu olor al nacer, el que se quedó contigo los primeros días y el que grabé a fuego como un recuerdo precioso, también se diluirá entre esos otros olores a bebé que ayudan a potenciar las cremas hidratantes, la colonia y hasta las babas que sueltas.No se me olvidará, sin embargo, lo que sentí cuando te pusieron encima de mí plagada de vérnix: calor. Estabas muy calentita y en mi cabeza sólo cabía que tenía que arroparte más, que no quería qu…

Nuestro método Padre

Una de nuestras asignaturas pendientes sigue siendo el sueño. Y es que, a punto de cumplir su primer añito, la pequeñaja sigue durmiento fatal de los fatales.

Ir a dormir es una guerra: con lloros, rabietas y desesperaciones varias. Y una vez se ha dormido, sólo cabe contar las horas que restan para que se despierte la primera vez, la segunda...y a veces hasta la sexta o la séptima.

Así que, ojerosos y meditabundos, leyendo varias experiencias al respecto en la blogosfera maternal, decidimos probar el método Padre.

Llevamos un mes...y entre las mejoras podemos cifrar...que yo que soy la mami, duermo mejor. Y el papi, que es quien se levanta en la madrugada, duerme peor.

Según mi marido, los despertares de la enana, aunque siguen siendo muchos, son también más cortos.
Habrá que creerle. Si lo dice, por será verdad...

...Seguiremos informando!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'