Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Nuestro método Padre

Una de nuestras asignaturas pendientes sigue siendo el sueño. Y es que, a punto de cumplir su primer añito, la pequeñaja sigue durmiento fatal de los fatales.

Ir a dormir es una guerra: con lloros, rabietas y desesperaciones varias. Y una vez se ha dormido, sólo cabe contar las horas que restan para que se despierte la primera vez, la segunda...y a veces hasta la sexta o la séptima.

Así que, ojerosos y meditabundos, leyendo varias experiencias al respecto en la blogosfera maternal, decidimos probar el método Padre.

Llevamos un mes...y entre las mejoras podemos cifrar...que yo que soy la mami, duermo mejor. Y el papi, que es quien se levanta en la madrugada, duerme peor.

Según mi marido, los despertares de la enana, aunque siguen siendo muchos, son también más cortos.
Habrá que creerle. Si lo dice, por será verdad...

...Seguiremos informando!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest