Consulta postparto en el endocrino

Como ya ocurrió en mi primer embarazo, en este segundo tuve diabetes gestacional, con lo que los últimos cuatro meses tuve que seguir una dieta y medirme diariamente mis niveles de glucosa. Pasado el embarazo lo normal es que la diabetes (que es gestacional), desaparezca y a eso es a lo que he ido a corroborar a la consulta del endocrino.Tras pesarme y corroborar que estoy en un peso inferior al del inicio del embarazo (como ya me ocurrió en la anterior ocasión y que expliqué en este post ), me ha ido explicando UNO A UNO todos los valores de mi analítica. Mis niveles son absolutamente normales y siguen los parámetros que se consideran normales para un postparto. Las recomendaciones nutricionales pasan por continuar con una dieta saludable, incorporando sí o sí un plato de verduras tanto en la comida como en la cena y una pieza de fruta para el postre. Nada de bebidas edulcoradas, zumos de frutas ni, por supuesto, bollería industrial.Tengo que caminar como una hora diaria y seguir man…

La mano de la naturaleza

Hace un par de días, una compañera del trabajo dio a luz a su segundo hijo. Le hicieron la cesárea porque consideraron que al haber tenido una anterior y relativamente reciente (han pasado justo dos años desde que nació su primera hija) era preferible intervenirla a que tuviera contracciones y la cicatriz pudiera sufrir con ellas.

He vivido su embarazo recordando el mío. Sólo ha pasado un año, pero parece que hubieran sido siglos. Incluso hablando con ella de sus progresos mes a mes, tenía la sensación de que esos recuerdos vividos se habían producido hacía una eternidad.

¡Cómo es el cuerpo humano!, capaz de olvidar dolores extremos,sensaciones únicas...y a la vez, de hacer que todo se olvide y acabe quedándose un recuerdo como lejano...

Ayer, que fui a visitarla al hospital, ver a su bebé recién nacido, con sus 48cm de "altura", me hizo ver que el tiempo y la naturaleza son sabios. Mientras mi hija se paseaba por la habitación como Pedro por su casa, yo miraba y remiraba al bebé, extrañada de que hace sólo un año, el bichejo que correteaba a mi lado señalando todo con el dedo era así de pequeñita y así de frágil. En su día no la veía ni tan siquiera de esta manera. Tal vez la naturaleza nos hace ver de otro modo a nuestras criaturas recién nacidas, como mecanismo de protección...

Nos hace olvidar los malos momentos, los dolores, el miedo..., para que nuestra mente sólo sea capaz de procesar el resultado, y, con el paso del tiempo, estemos centradas en el progreso: ver a nuestros hijos crecer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'