¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

13 meses

Parece que cuidar a un bebé solo mplica 12 meses de la vida de uno,como si pasado el primer año ya no hubiera nada que hacer porque no se requieren tantos cuidados o porque como el peque ya se sostiene, y en algunos casos hasta camina, se ha llegado a la fase de niño.

Está claro. Ya no se trata tan solo de criar, como de educar. Crianza y educación se van dando la mano, entrelazándose de tal manera que casi llegan a confundirse.

Nuestra peque ya ha cumplido los 13 meses. Y cada día está más salada. Camina, corretea, baila, interactúa con la gatita jugando con ella hasta al escondite... se pasea por casa colgándose a los brazos, bolsos o lo que encuentre con asas, y ¡hasta te da de comer comida imaginaria!

No para de repetir 'papa', incluso señalando los marcos de fotos que tenemos en el salón de casa. Y da besos y abrazos si se lo pides.

Es un amor...pero ¿qué voy a decir yo?

Por mi parte, también he evolucionado... Pasado el primer año ya no tengo tantos miedos a que se me escurra de los brazos al salir de la bañera, como sí los tengo de hacerlo bien para conseguir que el día de mañana sea una persona respetuosa, educada y agradecida.

Cada día estoy más segura en mi papel de mamiprimi, pero siguen apareciendo inseguridades. Sin embargo creo que, lamentablemente, esto es inevitable.

Ya no tengo esas fiebres histéricas de 'Claudia deja eso, Claudia no toques eso otro, Claudia que te caes, Claudia que te caíste'. Porque también he comprendido que dentro de su crecimiento y su evolución como personita, está el hecho de experimentar, conocer y meter la mano donde pille para probarlo todo.

Si se cae, la ayudo a levantarse. Y si me critican, allá todo el universo. Que en 13 meses también he crecido yo.

Comentarios

  1. Quien no tenga inseguridades que levante la mano...,para mi el verles felices es que algo estamos haciendo bien jeje y eso te sube un poco la autoestima si lo piensas ;-)
    Feliz cumplemes a la peque,son meses muy bonitos de disfrutar mucho con sus ocurrencias!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad es queen cuanto la veo sonreir, me arranca una sonrisa a mí. Me encanta verla moverse por casa como si llevara viviendo en ella 20 años. Me encanta todo, hasta acabar agotada todas las noches. Porque sé que cada día es irrepetible.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance