Ir al contenido principal

Año y medio

Hace 18 meses que nació la peque y aunque dicen que en el primer año es cuando los bebés experimentan mayores cambios y más significativos, no me negaréis que es pasado el número 12, estos son más "graciosos".

Ahora, ya más niña y menos bebé, es capaz de comerse un yogurt con cuchara, embadurnarse con èl en el recorrido que hace la cuchara desde el recipiente a su boca y afirmar con la cabeza que está muy rico.

Sigue siendo muy inquieta. Le pirran los cajones, las puertas, los armarios, los bolsos..., en general, todo aquello que pueda abrir y tras lo que pueda descubrir mil y una cosas que sacar y tirar por el suelo.
Mientras más trastos haya, más a gusto se siente. Si yo creo que alguna vez ¡la he oído hasta suspirar!

Come bien y de todo y es super expresiva: para indicarnos sorpresa, se tapa la boca con la mano y ya su mami se imagina un bocadillo que sale de su cabeza donde puede leerse algo así como "¡Ay, mi madre!".

Identifica sus partes del cuerpo y las de su interlocutor e incluso las de un dibujo de un niño/a sobre un papel. Creo además qye éste es un buen ejercicio para que vayan tomando consciencia de su cuerpo e identifiquen qué es nariz, ojos, boca o qué quiere decir mamá cuando le dice que se lave las manitas después del parque. Aún le cuesta.un poco diferenciar cuello de culo, pero todo se andará...Más adelante os explicaré cómo empezamos con esto...

Con fichas sacadas de Internet y luego con goma eva he ido haciendo poco a poco varios animales de granja. Me salieron tan graciosos que me vine a arriba y he hecho hasta un león, o sea que de granja granja granja no son, pero nos estàn sirviendo muy bien para enseñarle a la peque los sonidos que hace cada uno.

Ahora es muy gracioso pasear con ella por la calle y escucharla que eso es un "pitu pitu pitu" (pájaro), eso un "miauuuu" (evidentemente, un gato) o el típico "guauguau".

Paseamos y me señala los "nenes" que va viendo por la calle o los "cheches" (coches) y con expresivos "aaallaaaa", me señala objetos altos, gruesos o que simplemente le han llamado la atención.

Dice "shashas" (gracias) cuando le doy algo que pide y te dice "ño" cuando no lo quiere. Pide "cheche" (leche), "miñón" (jamón o melón, según señale), "aba" (agua), "pito" (aspito), "to" (señalàndose con el dedo el interior de la boca, lo cual significa que quiere un quesito)...

Y lo más importante de todo, sin desmerecer lo anterior, es que poco a poco estamos introduciendo el orinal en su maravilloso mundo de rutinas. En tres días, el pipí de después de la siesta ya lo hace ahí. Y aunque la primera vez y la segunda se llevó las manos a laboca indicando el "Ay, mi madre" que os he explicado antes, con nuestros consiguientes aplausosy saltos alegría, ahoraha pasadode aplaudirse ella misma a ni tan siquiera sorprenderse. Dice "no" con lacabeza, se levanta y pide papel para limpiarse...

Esto marcha.

Comentarios

  1. Que graciosa y simpática!! Es una etapa preciosa y .muy divertida. Tenemos q exprimir cada momento con nuestros peques!!un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una etapa agotadora pero muy muy divertida!. Hay veces que tenemos que procurar que no nos vea reírnos, porque entonces la regañina pierde autoridad..., jeje.

      Gracias por pasarte por el blog!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…