Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Año y medio

Hace 18 meses que nació la peque y aunque dicen que en el primer año es cuando los bebés experimentan mayores cambios y más significativos, no me negaréis que es pasado el número 12, estos son más "graciosos".

Ahora, ya más niña y menos bebé, es capaz de comerse un yogurt con cuchara, embadurnarse con èl en el recorrido que hace la cuchara desde el recipiente a su boca y afirmar con la cabeza que está muy rico.

Sigue siendo muy inquieta. Le pirran los cajones, las puertas, los armarios, los bolsos..., en general, todo aquello que pueda abrir y tras lo que pueda descubrir mil y una cosas que sacar y tirar por el suelo.
Mientras más trastos haya, más a gusto se siente. Si yo creo que alguna vez ¡la he oído hasta suspirar!

Come bien y de todo y es super expresiva: para indicarnos sorpresa, se tapa la boca con la mano y ya su mami se imagina un bocadillo que sale de su cabeza donde puede leerse algo así como "¡Ay, mi madre!".

Identifica sus partes del cuerpo y las de su interlocutor e incluso las de un dibujo de un niño/a sobre un papel. Creo además qye éste es un buen ejercicio para que vayan tomando consciencia de su cuerpo e identifiquen qué es nariz, ojos, boca o qué quiere decir mamá cuando le dice que se lave las manitas después del parque. Aún le cuesta.un poco diferenciar cuello de culo, pero todo se andará...Más adelante os explicaré cómo empezamos con esto...

Con fichas sacadas de Internet y luego con goma eva he ido haciendo poco a poco varios animales de granja. Me salieron tan graciosos que me vine a arriba y he hecho hasta un león, o sea que de granja granja granja no son, pero nos estàn sirviendo muy bien para enseñarle a la peque los sonidos que hace cada uno.

Ahora es muy gracioso pasear con ella por la calle y escucharla que eso es un "pitu pitu pitu" (pájaro), eso un "miauuuu" (evidentemente, un gato) o el típico "guauguau".

Paseamos y me señala los "nenes" que va viendo por la calle o los "cheches" (coches) y con expresivos "aaallaaaa", me señala objetos altos, gruesos o que simplemente le han llamado la atención.

Dice "shashas" (gracias) cuando le doy algo que pide y te dice "ño" cuando no lo quiere. Pide "cheche" (leche), "miñón" (jamón o melón, según señale), "aba" (agua), "pito" (aspito), "to" (señalàndose con el dedo el interior de la boca, lo cual significa que quiere un quesito)...

Y lo más importante de todo, sin desmerecer lo anterior, es que poco a poco estamos introduciendo el orinal en su maravilloso mundo de rutinas. En tres días, el pipí de después de la siesta ya lo hace ahí. Y aunque la primera vez y la segunda se llevó las manos a laboca indicando el "Ay, mi madre" que os he explicado antes, con nuestros consiguientes aplausosy saltos alegría, ahoraha pasadode aplaudirse ella misma a ni tan siquiera sorprenderse. Dice "no" con lacabeza, se levanta y pide papel para limpiarse...

Esto marcha.

Comentarios

  1. Que graciosa y simpática!! Es una etapa preciosa y .muy divertida. Tenemos q exprimir cada momento con nuestros peques!!un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una etapa agotadora pero muy muy divertida!. Hay veces que tenemos que procurar que no nos vea reírnos, porque entonces la regañina pierde autoridad..., jeje.

      Gracias por pasarte por el blog!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest