Consulta postparto en el endocrino

Como ya ocurrió en mi primer embarazo, en este segundo tuve diabetes gestacional, con lo que los últimos cuatro meses tuve que seguir una dieta y medirme diariamente mis niveles de glucosa. Pasado el embarazo lo normal es que la diabetes (que es gestacional), desaparezca y a eso es a lo que he ido a corroborar a la consulta del endocrino.Tras pesarme y corroborar que estoy en un peso inferior al del inicio del embarazo (como ya me ocurrió en la anterior ocasión y que expliqué en este post ), me ha ido explicando UNO A UNO todos los valores de mi analítica. Mis niveles son absolutamente normales y siguen los parámetros que se consideran normales para un postparto. Las recomendaciones nutricionales pasan por continuar con una dieta saludable, incorporando sí o sí un plato de verduras tanto en la comida como en la cena y una pieza de fruta para el postre. Nada de bebidas edulcoradas, zumos de frutas ni, por supuesto, bollería industrial.Tengo que caminar como una hora diaria y seguir man…

Cacharros molones para ser la envidia del parque

Que es un terremoto ya lo he contado en varias ocasiones. Que le encanta decir hola y adiós a la gente que pasa a su lado o a los perros que ve por la calle o a las farolas y a los gatos que se va encontrando, también. Por eso, cada vez se nos hacía más complicado sentarla en la silla de paseo cuando salíamos a la calle.

Un vecino de mi suegro, con hijos pequeños, es quien nos provee de muchas cosas chulas que ya van quedándose sin uso por parte de sus hijos u otras que guarda de cuando estos eran bebés; y el buen hombre nos ofreció un triciclo dirigible con unos cuantos años encima, pero muy atractivo para poder salir a pasear a la peque sin riesgo a que diga que no monta en ningún lado y que quiere continuar andando, aunque esté cansada y se siente a la primera de cambio en cualquier lado.

El cacharro es éste (de hace unos cuantos años):


Se trata de un triciclo evolutivo, que puede ser utilizado desde más o menos el año porque el sillín tiene protección lateral para que no se nos vaya el pequeñajo en cualquier curva. Permite ser un triciclo al uso cuando ya al enano o la enana no hace falta llevarle dirigido con un manillar.

De momento, y dado que nuestra casa es pequeña y nos cabe tanto trasto, lo guardamos en el trastero (que no es otro que el maletero del coche) y ahora que ha llegaro el buen tiempo, cada vez que vamos a dar un paseo, lo montamos y paseamos con él.

Hace gracia ver a la pequeñaja subida en él. Es como si fuera en un papamóvil, porque pasea tiesa tiesa como una maceta y va saludando igualmente a la gente que ve por delante, por los lados e incluso a la que ve de lejos.

En cualquier caso, ha sido un gran descubrimiento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'