Cosas que olvidarás (olvidaremos) de cuando eras bebé

Pasan los meses a la velocidad del rayo. Tan lentos las últimas semanas cuando te esperábamos y tan veloces estos primeros a tu lado... Qué le vamos a hacer, dicen que es ley de vida y que a medida que crecéis, mayor es la sensación de que el tiempo pasa volando.En nada, te plantas en tu primer cumpleaños como si nada y ya casi habremos olvidado tus gorgoritos de las primeras noches en casa. Esos ruiditos extraños que nunca supimos bien si se debían a tu rinitis de nacimiento o a que todos los bebés en sus primeros días de vida es normal que hagan. Tu olor al nacer, el que se quedó contigo los primeros días y el que grabé a fuego como un recuerdo precioso, también se diluirá entre esos otros olores a bebé que ayudan a potenciar las cremas hidratantes, la colonia y hasta las babas que sueltas.No se me olvidará, sin embargo, lo que sentí cuando te pusieron encima de mí plagada de vérnix: calor. Estabas muy calentita y en mi cabeza sólo cabía que tenía que arroparte más, que no quería qu…

Onanismo

Desde hace unas semanas venimos notando que la pequeñaja se restriega... Restriega sus partes bajas a la mínima oportunidad: en la sillita de paseo, en un sofá de gomaespuma que le compramos para que meriende como una señorona, en la trona, en la silla del coche y hasta en nuestras propias piernas cuando la tenemos cogida para jugar al 'trote y al galope'.

En cuanto la vio mi madre hacerlo, me dijo que inmediatamente la llevara al pediatra. Se asustó la pobre.

Yo no le he dado ninguna importancia, más allá del simple hecho de que seguramente le dé placer hacerlo. Pero para quedarnos más tranquilos y tranquilizar a la abuela, en nuestra última visita al centro de salud, se lo comentamos al médico.

Nos explicó que se llama Onanismo y básicamente viene a significar que nuestra pequeñaja se masturba.

Cierto es que para los bebés y los niños no tiene el significado 'sucio' que puede tener para los adultos. Simplemente les da placer y se siente bien haciéndolo.

Es más, al contrario de lo que ocurre ya en la adolescencia, parece ser que el que se restrieguen los genitales por donde pillen suele ser más proclive en niñas que en niños.

Nos comentó también que llegados 4 o 5 años puede que deje de hacerlo.

¿Cómo comportarse?

Es importante tener en cuenta la apreciación anterior: para ellos no tiene el mismo significado para nosotros, ya que aunque en el momento en que están haciéndolo pueden sentir relajación, agitamiento, mirada perdida o sueño, una vez que terminan, en ningún caso puede asociarse al placer que puede asociar un adulto a la acción de masturbarse.

El pediatra nos recomendó que no 'le cortemos el rollo', es decir, que si vemos que lo está haciendo, no la regañemos ni pretendamos que pare, porque eso haría que ella asociara que es algo que está mal.

En cambio, si vemos que va a ello, sí se le puede entretener con otras cosas, distraer con juguetes o jugar a algo que le interese más, para evitar que comience a hacerlo.

Leyendo por Internet, vi que muchos casos de onanismo aparecen en niños en los que los padres no les prestan mucha atención o que se sienten desatendidos y nada más leerlo descarté que fuera nuestro caso, así que se lo comenté al pediatra también. ¿Qué me respondió? "ay, estas mamis, siempre leyendo por Internet. Sobra decir que no hay que creerse a pies juntillas todo lo que la red ofrece porque podemos volvernos locos. Simplemente piensa que tu bebé está creciendo y está comenzando a conocer su cuerpo. Es un comportamiento normal y como normal hay que tomárselo. Ya pasará".

Dicho y hecho. Desde la visita al pediatra no he vuelto a verla hacerlo. Pero si vuelve a ocurrir ya tengo la respuesta: mi peque está creciendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'