Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Teatro de títeres

Ayer fui por primera vez a un teatro de títeres con la pequeñaja. No tenía muy por seguro que se estuviera quieta, pero para mi sorpresa tuvo momentos de embobamiento profundo. Le sorprendió muchísimo que esos muñequitos extraños hablasen, aplaudiesen y se moviesen así, de esa manera tan exagerada.

Incluso, en ocasiones, me señalaba al escenario con cara de "mira mamamadremiadelamorhermoso".

Lo de ayer fue una de las actividades que organiza cada domingo una agrupación de padres y vecinos de Aluche. Fenomenal para los peques (porque hay otras actividades como cuentacuentos, biblioteca, sala lúdica,teatro...) y genial también para los padres, que ven cómo los enanos se emocionan, ríen y aplauden con algo diferente a la televisión.

Duró algo más de media hora y el cuento versó sobre una niña que no quería salir de una caja por miedo a que se rieran de ella. Le contaron el cuento de un rey que estaba acomplejado porque tenía orejas de asno...Ante el riesgo de que descubran su defectillo, contratan a un peluquero de confianza en la corte, que ha de guardar el secreto, a riesgo de ser decapitado.

Al final, una flauta fabricada con la rama de un árbol que creció en el lugar en el que se enterró el secreto del rey, fue la culpable de que las palabras y los sonidos que brotaban, acabara desvelándolo todo.

La moraleja: orejas grandes, orejas pequeñas, nariz gorda o fina...todo el mundo siempre va a serdiferente, por lo que los complejos no sirven para nada.

El próximo domingo...volveremos a ver qué hay.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest