Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Cuentacuentos y parque de bolas

Ayer fue una tarde especial. Lo que prometía anodino, yendo al parque de debajo de casa, con carreras detrás de la pequeñaja porque se escapa hacia adentro de algún portal, con robos manifiestos de los muñecos del resto de niños...se convirtió en una tarde especial.

Fuimos, por casualidad porque el tiempo comenzó a estropearse en cuanto salimos por el portal, al Centro Comercial Tres Aguas. Es costumbre en mi familia aterrizar -vayamos al que vayamos- en la Casa del Libro. Y...voilà! Cuentacuentos. Había una chica contando e interpretando cuentos para niños de entre 0 y 5 años y la experiencia no pudo ser mejor.

Al cabo de unos 10 minutos escuchándola sentadita en la silla de paseo, la pequeñaja me pidió sentarse en el suelo con el resto de niños. Y, como sus deseos son órdenes, allí la acomodé.

Estuvo quieta (lo cual es más que un logro) los 20 minutos que duró la sesión de Cuentacuentos y sólo empezó a hacer de las suyas (levantándose, cogiendo un total de 6 cuentos para hojear) cuanto la cuentacuentos interpretó uno para niños un poco más mayores que, al parecer, a la peque le aburría más que los demás.

Después nos quedamos a un taller de pintura, que consistió en pintar un marcapáginas hecho con papiroflexia. Mil colorines aterrizaron sobre el pez de papel. Hasta color lápiz lleva encima el pobre...

Para redondear la tarde, la peque jugó en el parque de bolas del Centro Comercial. Cómo se reía. Qué carcajadas soltaba. Se tiraba a la piscina de bolas y se volvía a levantar como si se le fuera la vida en ello.

Y después de dos horas dando vueltas entre la Casa del Libro y el parque de bolas decidimos que ya era momento de volverse a casa.

Resultado: una divertida tarde en un Centro Comercial jugando, escuchando Cuentacuentos y pintando. Creo que será una muy buena alternativa de ocio para las tardes de otoño que están a punto de llegar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest