Ir al contenido principal

Nuestra operación pañal: algunos avances

Allá por el mes de abril compramos un orinal la mar de chulo, que parecía un pequeño sofá por aquello del respaldo y los reposabrazos. La idea era que, ya que se iba a convertir en nuestro nuevo compañero de idas y venidas al baño, más valía que fuésemos tomando cercanía y contacto con él.
El caso es que de la extrañeza pasamos al rechazo, pero poco a poco, llegado el verano, nos regalaba la pequeñaja algún que otro pis. Era gracioso ver cómo al primer chorrete ella se aplaudía sola y se iba dando ánimos por la casa hasta la próxima micción.

Las cacas eran otro cantar. Alguna que otra, muy aisladas y casi por casualidad, caían dentro del orinal. Incluso en alguna ocasión alguna apareció en medio del salón porque las ganas llegaron y las intenciones eran buenas (es lo que tiene querer hacer las cosas "yo solita"), pero no tanto la puntería.
Llegó el verano y pasó sin ton ni son, porque aunque hacía calor no veía yo que la peque estuviera totalmente preparada para decir 'bye bye' al pañal. Unas veces pedía pis, pero otras no...así que decidimos esperar un poco más.

Y el mes de septiembre podemos decir que ha sido nuestro mes. La hemos comprado un arsenal de braguitas de Frozen, que la encantan, lo que nos ha ayudado a que por respeto a las princesas que en ellas aparecen (y con tal de no las echemos a lavar, todo sea dicho) , pida pis cada vez que tiene ganas.

Salimos a la calle sin pañal e incluso ayer hicimos nuestro primer viaje sin él (300km), parando dos veces para que la enana fuera al "pate" a hacerlo.

Para las cacas, no hay nada mejor que entenderle las horas que por rutina tiene para defecar (las 11 de la mañana y las 7 de la tarde). La tía es un reloj.

El caso es que ya solo mantenemos un pañal-braguita para por las noches, por si las moscas.
Los compramos en Mercadona, se llaman "Yo solito" y no nos cuesta más de 8 euros el paquete de 26.

En definitiva, que no hay nada mejor que la paciencia y el buen humor para la operación y para cualquier otro aspecto de la crianza.

Es cierto que cada nene tiene sus tiempos y si en verano no era su momento (a pesar de lo cómodo que es mojar y lavar, mojar y lavar...), ya lo sería el invierno. Pero si tuviéramos que haber esperado un año, lo hubiéramos hecho, porque nunca se sabe cuándo hubiera sido el momento de abandonar a nuestros amigos los pañales.

Parece que lo llevamos bien y esperamos que no haya recaídas. Por lo pronto creo que vamos por el buen camino y que en nada estaremos recordando el pañal en pasado, porque la peque habrá dejado de ser tan peque y ya hará todo y todo el rato en el WC.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…