Ir al contenido principal

Bienvenidas, nuevas mamás

Tengo tres amigas que este año van a ser mamás (o lo acaban de ser). Dos de ellas se estrenan en esto de la maternidad y la otra, repite.

Y sobre todo en las dos primeras, me sorprende lo diferente de sus miedos, de sus dudas, de sus búsquedas de información, de su necesidad de consejos... Me sorprende porque son la noche y el día y, aunque no se conocen entre ellas, veo algo común en ambas: repiten a pies juntillas los dichos, recomendaciones y creencias populares que les transmiten sus madres, tías, abuelas o vecinas. Lo dan por sentado.

Una de ellas, la que ya se ha estrenado como mami, se sorprendía en el hospital de que su hijo recién nacido estuviera más a gusto en sus brazos que tumbado en la cunita. "¡Qué jodío es, sólo quiere brazos!". Días más tarde, hablando con ella por teléfono, me regaló un "seguro que me estoy quedando sin leche porque en esta semana el enano no ha cogido peso".

Hoy, dos meses después de estrenarse en la maternidad, y empeñada en que su bebé tenía que comer más "porque llora mucho por las noches", presume de poder pasar del tirón la madrugada, algo que por ejemplo yo, sólo pude rozar con la punta de los dedos pasado casi un año y medio del nacimiento de nuestra peque.

La otra dice que prefiere no teñirse el pelo, no comer espárragos por si al bebé le sabe mal, me dice que cuando llegue el momento procurará establecer horas precisas para las comidas "no vaya a ser que se malacostumbre desde el principio".

Y mientras, yo no puedo hacer más que echarme las manos a cabeza porque sé que tienen en su cabeza argumentos que desterré desde el minuto 1. A la vez, me sorprendo de estar escribiendo esto porque es una manera de criticar su forma de criar a sus bebés, cuando sé perfectamente que cada madre es de una manera y lo que le vale a una para sus hijos es lo que le vale porque para eso es la madre.

En mi interior, respeto todas las formas de crianza y muchas veces me debato entre soltarles a modo de consejo cómo lo hacía yo con mi bebé cuando me vi en situaciones como las suyas, o callarme porque todavía hoy sé cómo me siento yo cuando me los dan a mí.

Curioso esto de la maternidad.

Lo importante, mamis del mundo, es procurar que nuestros retoños sean felices. Y es a esto a lo que debemos llegar por un camino...o por otro. Al fin y al cabo, lo haremos por el que nos dé la gana, ¡qué leñe!

Comentarios

  1. Yo siempre digo: a mí esto me funciono o no con Nicolás , pero cada niño es un mundo.
    Un placer seguir leyéndote. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada niño es un mundo...y cada mami, porque cada una tenemos una manera diferente de afrontar lloros, pataletas, juegos, comidas y cualquiera de las necesidades de nuestros pequeños!
      Un placer saber que sigues pasándote por aquí. Besitos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…