Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

La caída del pelo tras el parto

Es una de las cosas que pasan, te escandalizas y se te acaba olvidando. Pero es una realidad: tras el parto, pasadas unas semanas, se cae el pelo... y mucho!

La razón, que no sé explicar de una forma demasiado científica, tiene que ver con que con las hormonas, durante el embarazo, los pelos quedan retenidos y no caen. Ese espesor fuera de lo corriente, ese brillo y esa mata de pelo que no fue nunca algo habitual en la cabeza de una, tendrá los días contados una vez han pasado algunos meses tras el parto.

Me lo comentaba una amiga la semana pasada y me lo preguntó hace poco otra reciente mamá, a la que le aterraba poder quedarse medio calva de aquí a nada.

La respuesta, la misma para ambas: pasa a todo el mundo. A unas más y a otras algo menos. Pero sí, el pelo se cae, a mechones, se escapa entre los dedos mientras te duchas y dudas entre ir a la peluquería y cortar por lo sano o atiborrarte de levadura de cerveza por si esto llegará a ser una solución al problema.

Nada. La solución, como casi todo en la maternidad: paciencia y buena alimentación. El cuerpo es sabio y cambia una vez eres mami, pero poco a poco acaba volviendo a su ser. C'est la vie!, qué le vamos a hacer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

¿Látex o silicona?