¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

Vaya carácter que gasta la señora: The Terrible Two's II Parte

Si ya hablábamos hace unos meses de que el carácter de la pequeñaja había cambiado volviéndose más independiente y protestona, hoy abro esta entrada para comentar la mala leche que se gasta mi pequeña.

Autoafirmación, noes por toda respuesta, pero también exigencias que no creo que haya visto en nosotros en ningún momento: "Quiero leche, ¡¡ahora mismo!!", "mami, ¡hazme caso ya he dicho y dame galleta", y un largo etcétera que me asustaría si no fuera porque freno toda señal de rabia que pueda mostrar, explicándole que así no va a conseguir nada y que la palabra por favor es muy bonita para utilizarla y así con ella es como voy a hacerle caso y como va a conseguir lo que necesita.

Los terribles dos años están siendo agotadores a la par que curiosos, porque creo que aún no nos habíamos hecho a la idea de que esta personita tiene, precisamente, tanta personalidad propia. Sabe lo que quiere y lo pide y cuanto más grita y más exige, más señal es de que lo quiere.

Lo que no entiendo es lo de las prisas y el "ahora mismo". Creo que será cosa de paciencia y de ir guiándole por las buenas maneras, aunque he de confesar que hay momentos en que me desespera sobremanera.

Mi marido reconoce no tener paciencia, pero entiendo y quiero pensar que es sólo una cuestión de rebeldía. Igual que el no querer comer o el decir que no le apetece nada de lo que se le pone encima de la mesa.

Yo, que presumía hace un año de lo bien que comía mi pequeña y ahora me las veo y las deseo para que al menos pruebe algo de lo que se le ha puesto en el plato...

Erré y empecé obligándola pero sólo conseguía que se enfadase más y me desesperase yo. Así que he decidido ir de la mano de la paciencia y no obligar. Que coma bien cuando tenga hambre y si no quiere comer ahora, ya comerá un poco más tarde.

Como en todo, paciencia, que ya llegarán tiempos mejores.

Comentarios

  1. Jejeje sii el terrible two tiene tela :) mucha paciencia!!

    Por cierto, tengo un sorteo activo por si te interesa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me paso!!

      Son terribles terribles... La parte positiva es que te enseñan hasta dónde llega tu bendita paciencia!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance