Ir al contenido principal

El periodo de adaptación del cole

He dejado pasar unas pocas semanas para escribir esta entrada por si acaso el periodo de adaptación al colegio no iba como debía. Al parecer, es importante ver cómo reaccionan, cómo comparten nuevas sensaciones vividas en clase con sus nuevos compañeros y los nuevos espacios y cómo se van adaptando, poco a poco, a su nueva realidad...

Pues bien, ya han pasado cuatro semanas desde que comenzó el cole y podemos decir que el periodo de adaptación se ha saldado con un OK muy grande. Desde el primer día va contenta y entiendo que para ella supone descubrir cada día algo nuevo y vivir novedades, pues hasta ahora ha estado entre el entorno familiar, sin ir a guarderías, Casas de niños o Escuelas Infantiles.

Los primeros días y, según me fue contando la profesora, no atendía a la primera y se hacía un pcoo de rogar para hacer todas las actividades junto al resto de niños. Se escondía y miraba sonriendo para que fueran a buscarla... un poco en la línea de lo que nos suele hace en casa, sólo que al ver que allí en el cole no le funcionaba (porque el resultado que obtenía era que no le hicieran caso y se quedara sin participar) le hizo espabilar y desde entonces es la primera en ofrecerse para todo: recoger, iniciar los juegos, pintar y desarrollar las actividades que les van proponiendo.

Y lo más gratificante de todo es que la profe está contenta con su evolución y ella sale feliz del colegio preguntándome si al día siguiente puede ir otra vez.

Aunque en lo que no podemos decir que esté yendo redondo sea en el comedor (es mala comedora y ya ha hecho amago de echar por la boca dos de las comidas que le han puesto) en general estoy contenta con cómo está yendo todo.

Nos costó elegir cole, pero de momento (y en vistas de quedan muchos meses y años por delante) creo que elegimos bien.


Cómo fue el periodo de adaptación

No sé cómo se hará en otros coles y en otras comunidades, pero por lo general, aquí en Madrid se deja que los más pequeñajos, los que se inician en infantil, vayan pocas horas los primeros días y progresivamente se vayan aumentando hasta que por fin acaben cumpliendo el horario normal que tenga establecido el colegio.

En el nuestro fue así:

- los dos primeros días fue dos horas. Se dividieron las clases en dos grupos y nos dejaron elegir a los padres si queríamos que las dos horas fueran de 9 a 11 o de 11 a 1. Nosotros elegimos la primera opción.
- Las dos siguientes semanas, fueron 4 horas, de 9 a 1. Había niños que ya de entrada se quedaban a comedor y permanecían en el colegio hasta las 3, pero, por recomendación de la profesora, nosotros preferimos no dejarla y esperar a que llegara octubre con el horario completo para hacerlo todo del tirón.
- Ya en octubre, el horario en nuestro cole se mantiene de 9 a 5, con el parón de 12:30 a 3 para comer. Nuestra peque se queda al comedor, con lo que está prácticamente todo el día.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…