Ir al contenido principal

Virus boca-mano-pie



Causado por un virus llamado Coxsackie, la enfermedad de la boca-mano-pie (tan extraña como real) afecta a menudo a los niños menores de 10 años. Las temporadas en que el cambio de temperatura es más acusado, son las preferidas por éste, así que más o menos ente abril y mayo y entre octubre y noviembre, las consultas de los pediatras se llenan de casos en los que los pequeños, marcados por pequeñas pápulas y heriditas en las zonas que indica el propio virus, siempre son los más afectados.

Las formas de contagio siempre son directas: a través de la saliva y, en ocasiones, las heces y los síntomas se repiten como:

·         Úlceras.
·         Dolor en la garganta.
·         Fiebre y malestar general.
·         Aparición de ampollas en la boca, en las manos y los pies y, a veces, en otras zonas donde en los más peques se suele colocar el pañal, como los genitales o las nalgas. 

Nuestro virus boca-mano-pie se declaró como un susto. La peque se había pasado el fin de semana con fiebre (38,5 dos días seguidos) y ya sólo ese detalle era inusual en ella porque, podemos decir alto y claro que en tres años nunca antes había tenido fiebre.

A la alta temperatura se le unía dolor en las piernas, en la cabeza y, adem
ás, mocos, con lo que pensamos que quizá el resfriado que arrastraba al final se le estaba complicando y se estaba convirtiendo en infección.

El lunes, me contó a la salida del cole que le picaban los pies. Y ante esta declaración tan rara, no me quedó más remedio que inspeccionarle bien los deditos y las plantas, aunque no encontré nada relevante. Al contrario de lo que sí me ocurrió con la zona superior de las nalgas, donde vi algunos granitos como si de picaduras de mosquito se trataran. 

Como ya no había fiebre y su malestar del fin de semana había pasado visto y no visto no le di la mayor importancia...

Hasta que el martes, sus deditos de los pies estaban plagados de granos parecidos a las ampollas, también los del culete se habían convertido en heriditas y, por si fuera poco, uno escondido en la aleta derecha de su naricilla estaba empezando a tener un color rojo muy raro.

Veredicto del pediatra (con una seguridad que casi me asustó): está claro lo que tiene. Es el virus de la boca-mano-pie.

Pensé que me tomaba el pelo, pero me tranquilizó saber que, a pesar de que es contagioso y recomendable que no pise el cole en unos días, no reviste gravedad y se cura...sin tener que medicarse con nada. Nos recomendó, no obstante, un antihistamínico por si acaso le picase mucho, pero cuyo uso no era obligatorio en todo el proceso.

Para evitar: lavarse las manos con asiduidad.

Y dicho esto...y pasado el susto de no saber qué le pasa ni qué tiene..., sólo nos queda esperar y dejar pasar "esos pocos días" hasta que se haya curado. 

¿Que si es contagioso hasta para adultos? Sí. 

No digo más.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Vivir en un cuarto piso sin ascensor y tener un C3 como coche familiar nos puso las exigencias muy arriba en la tarea de buscar carrito para nuestra pequeñaja, hace ya casi un año. 
Al futuro carrito le pedíamos que se pudiera plegar fácilmente y que, una vez plegado, no ocupase demasiado espacio. Además, considerábamos requisito indispensable que no pesara mucho y que esto facilitara las subidas diarias a casa, con el fin de que no se convirtiera en una pesadilla.
Por supuesto, el dinero. Aunque nuestro carrito fue el regalo de uno de mis cuñados, no queríamos pasarnos en el presupuesto, pues es bien conocido que ciertos carritos ahora 'de moda' pueden llegar a superar los 1.200 euros fácilmente. 
En principio, éstas fueron nuestras coordenadas iniciales. Y tal cual las llevábamos aprendidas, tal cual las encontramos en el NGE, modelo Elegance. Se trata de una marca relativamente nueva, made in Spain, que nos llamó la atención por lo que se parece al Bugaboo, por lo ligero q…

¿Látex o silicona?

Dos o tres meses antes de que la pequeñaja naciera empezamos a almacenar en una caja de mimbre todos los chupetes que nos iban regalando, sin tener aún demasiado claro si se los pondríamos o no ya que muchos especialistas, varios artículos y algunos 'entendidillos' opinan que el chupete puede ocasionar confusión al bebé lactante y hacer que éste acabe rechazando el pecho de la madre.

Nosotros, que somos muy leídos, teníamos en mente listados y listados de artículos que impulsaban la no utilización del chupete para los bebés. Pero, por contra, cada canastilla que nos regalaban traía uno o dos modelos diferentes, más grandes, más pequeños, de colores más vistosos y con dibujos más o menos llamativos...

Cuando nació, optamos las primeras semanas por meterle el dedo meñique en la boca cada vez que lloraba desconsoladamente, intentando tocar con la punta su paladar. Y he de dedir que esto nos funcionó a la perfección hasta que la pequeñaja cumplió su tercera semana, le calmaba una…

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Hace una semana y media detecté en una de las uñas de la mano que la peque parecía  haberse pillado un dedo. El estado que presentaba su uña era como si hubiera sufrido un traumatismo (se hubiera pillado con una puerta, con una silla contra la pared o le hubieran pisado la mano muy fuerte). La uña se le estaba empezando a desprender desde la raíz y el resto tenía un aspecto como levantado.

Le pregunté si se había pillado con algo y me contestó que sí.

No le di más importancia porque por el estado que presentaba, sólo quedaba que se le cayera del todo y ya le naciera la nueva.

Pero al día siguiente, vi que la uña del dedo corazón la tenía igual y a los pocos días, las de la otra mano también. Así que mientras especulaba con mil hipótesis (sin consultar Internet, muchas veces nos creemos pediatras y expertos en medicina, asociando mil males a lo que les pasa a nuestros pequeños): falta de vitaminas, escasez de calcio, dermatitis, etc... cogí cita para el pediatra.

Onicomadesis es la resp…