¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

La mitad del embarazo

Y así, a lo tonto, no me puedo creer que ya hayamos llegado al ecuador de mi segundo embarazo.

Hasta aquí, hemos seguido los patrones del anterior: hacia la semana 13 desaparecieron gradualmente las náuseas y los malestares estomacales, los ascos y las ganas de no tomar más que manzanillas y manzanas a todas horas.

Los mareos, sin embargo, han continuado aunque no muy repetidos. Quizá hayan aparecido por los abrigos, las aglomeraciones en el metro, los viajes mañaneros y las estaciones repletas de gente en el mismo vagón...

Sea como sea, llevo unas semanas que me encuentro como una rosa. Enérgica, alegre, optimista, relajada a veces y todo lo que me permite estarlo el trabajo. Si hasta me veo guapísima a pesar de las redondeces que ya no hay manera de disimular.

En estos días... la eco de las 20 semanas ya nos dirá si tenemos que decidirnos por un nombre de nene o uno de nena.

Aunque en esto la que más claro lo tiene es la peque, que ha decidido por su cuenta y riesgo que si lo que viene es hermano se va a llamar Caillou y si se trata de una hermana, es mejor que se llame Rosi.

Chimpún. Que aquí no hay más que hablar...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance