Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

La mitad del embarazo

Y así, a lo tonto, no me puedo creer que ya hayamos llegado al ecuador de mi segundo embarazo.

Hasta aquí, hemos seguido los patrones del anterior: hacia la semana 13 desaparecieron gradualmente las náuseas y los malestares estomacales, los ascos y las ganas de no tomar más que manzanillas y manzanas a todas horas.

Los mareos, sin embargo, han continuado aunque no muy repetidos. Quizá hayan aparecido por los abrigos, las aglomeraciones en el metro, los viajes mañaneros y las estaciones repletas de gente en el mismo vagón...

Sea como sea, llevo unas semanas que me encuentro como una rosa. Enérgica, alegre, optimista, relajada a veces y todo lo que me permite estarlo el trabajo. Si hasta me veo guapísima a pesar de las redondeces que ya no hay manera de disimular.

En estos días... la eco de las 20 semanas ya nos dirá si tenemos que decidirnos por un nombre de nene o uno de nena.

Aunque en esto la que más claro lo tiene es la peque, que ha decidido por su cuenta y riesgo que si lo que viene es hermano se va a llamar Caillou y si se trata de una hermana, es mejor que se llame Rosi.

Chimpún. Que aquí no hay más que hablar...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

¿Látex o silicona?