Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

La mitad del embarazo

Y así, a lo tonto, no me puedo creer que ya hayamos llegado al ecuador de mi segundo embarazo.

Hasta aquí, hemos seguido los patrones del anterior: hacia la semana 13 desaparecieron gradualmente las náuseas y los malestares estomacales, los ascos y las ganas de no tomar más que manzanillas y manzanas a todas horas.

Los mareos, sin embargo, han continuado aunque no muy repetidos. Quizá hayan aparecido por los abrigos, las aglomeraciones en el metro, los viajes mañaneros y las estaciones repletas de gente en el mismo vagón...

Sea como sea, llevo unas semanas que me encuentro como una rosa. Enérgica, alegre, optimista, relajada a veces y todo lo que me permite estarlo el trabajo. Si hasta me veo guapísima a pesar de las redondeces que ya no hay manera de disimular.

En estos días... la eco de las 20 semanas ya nos dirá si tenemos que decidirnos por un nombre de nene o uno de nena.

Aunque en esto la que más claro lo tiene es la peque, que ha decidido por su cuenta y riesgo que si lo que viene es hermano se va a llamar Caillou y si se trata de una hermana, es mejor que se llame Rosi.

Chimpún. Que aquí no hay más que hablar...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest