Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Despedir a una mascota: ¿cómo explicárselo a los niños?

Hace unos días tuvimos la mala suerte de perder a nuestra mascota. Se nos fue después de una corta pero dañina enfermedad en el hígado. Nuestra gatita de ocho años dejó nuestra casa para irse al cielo de las mascotas... Dicho así y dulcificado es como creo que deberemos explicárselo a la peque el próximo día que nos pregunte, porque la pobre, de momento, cree que el animal sigue en el hospital.

De hecho he pensado escribir un pequeño cuento que sirva de relato para que sea más fácil de comprender la pena que sentimos en casa porque nuestra mascota, que siempre teníamos pegada a las piernas, que nos perseguía por toda la casa, que nos demandaba comida a deshoras y que nos regalaba ronroneos cada vez que rozábamos su cabecita, ya no esta con nosotros.

Para nosotros, como adultos, sólo me sale un Descansa en paz... un buen viaje, compañera.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest