¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

Calambres en el embarazo

Una de las molestias más molestas de mis dos embarazos han sido los calambres en las piernas. De momento, y a falta de unas cuatro semanas (teóricamente) para que finalice este segundo, varios calambres que aparecieron en mi pierna izquierda hace alrededor de un mes, han sido los peores.

Los calambres, también llamados «rampas», suelen darse entre el segundo y tercer trimestre de embarazo y la razón no es otra que la contracción involuntaria de uno o más músculos, sobre todo de pies, piernas o incluso de las ingles.

La sensación es como si se estuviera retorciendo el músculo o, por ejemplo, similar a cuando «se sube el gemelo»... Por lo menos, los que he sentido yo.

En el caso de los calambres en los pies, me han sucedido entre los dedos pulgar e índice de los pies, llegando a tener la sensación de que los pies son piedras que no pueden apenas moverse ni reaccionar ante nada.

Tras el calambre, varios días de dolor y molestia hasta que al final acaba pasando...

Y la solución... dicen que estirar una vez se está produciendo, comer plátanos por si ocurriera por falta o niveles bajos de potasio o hidratarse muy bien a lo largo del día.

En mi caso, pensé que podría ser por el ritmo que llevo diariamente, que sé que debería rebajar pero que no hago... Pero nada más lejos de la realidad, pues las veces que los he experimentado, ha sido estando dormida o relajada en el sofá.

Por tanto... paciencia y buen humor, como en otras tantas molestias de estos meses.

Comentarios

  1. Hola guapa, animo que va quedando poco. Yo ya tengo a mi retoño, me tiene 😍. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Pues ya también tengo yo a mi ''retoña'', jeje. Nació el pasado 2 de agosto y es un amor. Las últimas semanas, como siempre,se hicieron muy pesadas pero salió todo fenomenal.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest