Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

Calambres en el embarazo

Una de las molestias más molestas de mis dos embarazos han sido los calambres en las piernas. De momento, y a falta de unas cuatro semanas (teóricamente) para que finalice este segundo, varios calambres que aparecieron en mi pierna izquierda hace alrededor de un mes, han sido los peores.

Los calambres, también llamados «rampas», suelen darse entre el segundo y tercer trimestre de embarazo y la razón no es otra que la contracción involuntaria de uno o más músculos, sobre todo de pies, piernas o incluso de las ingles.

La sensación es como si se estuviera retorciendo el músculo o, por ejemplo, similar a cuando «se sube el gemelo»... Por lo menos, los que he sentido yo.

En el caso de los calambres en los pies, me han sucedido entre los dedos pulgar e índice de los pies, llegando a tener la sensación de que los pies son piedras que no pueden apenas moverse ni reaccionar ante nada.

Tras el calambre, varios días de dolor y molestia hasta que al final acaba pasando...

Y la solución... dicen que estirar una vez se está produciendo, comer plátanos por si ocurriera por falta o niveles bajos de potasio o hidratarse muy bien a lo largo del día.

En mi caso, pensé que podría ser por el ritmo que llevo diariamente, que sé que debería rebajar pero que no hago... Pero nada más lejos de la realidad, pues las veces que los he experimentado, ha sido estando dormida o relajada en el sofá.

Por tanto... paciencia y buen humor, como en otras tantas molestias de estos meses.

Comentarios

  1. Hola guapa, animo que va quedando poco. Yo ya tengo a mi retoño, me tiene 😍. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Pues ya también tengo yo a mi ''retoña'', jeje. Nació el pasado 2 de agosto y es un amor. Las últimas semanas, como siempre,se hicieron muy pesadas pero salió todo fenomenal.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest