Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Calambres en el embarazo

Una de las molestias más molestas de mis dos embarazos han sido los calambres en las piernas. De momento, y a falta de unas cuatro semanas (teóricamente) para que finalice este segundo, varios calambres que aparecieron en mi pierna izquierda hace alrededor de un mes, han sido los peores.

Los calambres, también llamados «rampas», suelen darse entre el segundo y tercer trimestre de embarazo y la razón no es otra que la contracción involuntaria de uno o más músculos, sobre todo de pies, piernas o incluso de las ingles.

La sensación es como si se estuviera retorciendo el músculo o, por ejemplo, similar a cuando «se sube el gemelo»... Por lo menos, los que he sentido yo.

En el caso de los calambres en los pies, me han sucedido entre los dedos pulgar e índice de los pies, llegando a tener la sensación de que los pies son piedras que no pueden apenas moverse ni reaccionar ante nada.

Tras el calambre, varios días de dolor y molestia hasta que al final acaba pasando...

Y la solución... dicen que estirar una vez se está produciendo, comer plátanos por si ocurriera por falta o niveles bajos de potasio o hidratarse muy bien a lo largo del día.

En mi caso, pensé que podría ser por el ritmo que llevo diariamente, que sé que debería rebajar pero que no hago... Pero nada más lejos de la realidad, pues las veces que los he experimentado, ha sido estando dormida o relajada en el sofá.

Por tanto... paciencia y buen humor, como en otras tantas molestias de estos meses.

Comentarios

  1. Hola guapa, animo que va quedando poco. Yo ya tengo a mi retoño, me tiene 😍. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Pues ya también tengo yo a mi ''retoña'', jeje. Nació el pasado 2 de agosto y es un amor. Las últimas semanas, como siempre,se hicieron muy pesadas pero salió todo fenomenal.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest