¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

El ruido blanco (white noise) y los bebés

La primera vez que vi que unos padres acercaban a un bebé a una campana extractora en pleno funcionamiento para calmar su llanto con el ruido del electrodoméstico fue en la película'Como la vida misma' en la que Katherine Heigl se convierte en madre por sorpresa al tener que encargarse del bebé de unos amigos recientemente fallecidos.

La campana extractora emitía su característico soniquete continuo y aburrido y por arte de magia el bebé dejaba de llorar.

No ha sido hasta ahora, con nuestra segunda bebé, que hemos tenido que echar mano del ingenio y del mobiliario casero para tratar de consolar a nuestra hija que, como os cuento en este post, lleva unos 15 días sufriendo los tan temidos cólicos del lactante. La campana extractora anoche se convirtió en nuestra amiga. Ella y el sonido del secador de pelo.

¿Por qué? Porque el ruido le calmó al instante, tras más de tres horas de lloro continuo y desesperado. Y porque aparatos como estos contienen lo que se denomina ruido blanco (white noise), un ruido constante, que se mantiene uniforme en todas sus frecuencias y que, como el color blanco luz (que contiene todos los tonos cromáticos) este ruido contiene todas las frecuencias de sonido en su ser.

Ruido blanco emiten aparatos como el secador de pelo, la campana extractora, la TV mientras se sintonizan los canales, el aire acondicionado...

A algunas personas les ayuda para calmarse e incluso para conciliar el sueño y a nosotros, de manera excepcional, nos ayudó anoche para que nuestra bebé nos diera una tregua en su llanto.

Ahora, no iban a ser todo bondades. Como cualquier cosa que puede generar dependencia, también tiene sus contras. Y es que el ruido blanco puede retrasar la capacidad de organización auditiva del cerebro, esto es: que puede generar incluso trastornos a muy largo plazo en la audición de nuestros pequeños.

Me quedo con que a eso de las 3 de la madrugada nuestra peque se relajó. No es muy romántico decir que fue con la melodía del secador de pelo, pero ésta es la verdad.

Por si os sirve, os dejo un vídeo de las olas del mar, que para los que no tenemos playa seguro que alguna vez nos viene incluso algo bien para alejarnos del estrés. Y sí, esto también es ruido blanco, pero más natural, imposible.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest