¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

Onicofagia infantil: mi hija se muerde las uñas

GDesde la llegada de la hermanita, nuestra mayor se ha empezado a comportar de una manera un tanto extraña. Quiere llamar la atención y no sabe cómo: pide las cosas con excesiva ñoñería, protesta por todo y todo le parece mal, se rebela contra la autoridad (jejeje) y desobedece a la primera de cambio.

Pero el comportamiento que más me ha llamado la atención es que desde hace un mes o mes y medio se muerde las uñas. De una en una. Las de las dos manos. Al principio a escondidillas y ahora a la primera que tiene oportunidad y le da igual tenerlas mojadas, ocupadas o sucias de la arena del parque.

Y está claro que lo hace desde que ha nacido su hermana, con lo que responde perfectamente a otro 'efecto secundario' por haberse convertido en hermana mayor. Se trata de una manifestación de estrés o cambio que le lleva a moderse todas las uñas de las manos.

¿Qué se puede hacer?

Pues como en (casi) todo, esperar a que se pase con muchas dosis de buen humor y paciencia... Pero mientras tanto, hemos comprado en la farmacia un producto que vamos echándole en las uñas. Se llama Raylex y nos ha costado como unos 15€. Tiene formato de rotulador y se emplea asi, rotulando las uñas. El sabor es súper amargo y ae expande por la lengua durante un buen rato.

Otra cosa que se puede hacer es mantenerla entretenida, con las manos ocupadas o realizando actividad física.

Los expertos recomiendan tener paciencia (jaja) como en todo..., porque se trata de un comporta que suele aparecer entre los 3 y los 6 años y luego desaparecer, aunque en algunos casos se extiende hasta la adolescencia y la edad adulta.

Cuando la onicofagia se da durante mucho tiempo, las uñas que crecen después pueden nacer deformadas, deformar los dedos o las lesiones provocar hongos e infecciones.

Así que por el bien de todos, confiaré en que se le quite la manía de mordisquearse las uñas como lo viene haciendo ahora. ¿Cómo?, pues con paciencia, buen humor, mil ojos y Raylex.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance