Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

Pero esto...¿Por qué no me lo contaron antes?

Nadie duda de que el embarazo es un gran momento de cambios: a nivel físico, psicólogo, emocional. Todas las variaciones que se van experimentando, preparab de alguna manera para lo qur viene después. Pero hay determinadas cosas que no se cuentan, que se callan y que, sin duda, son una pequeña parte de lo que los papás vivirán después (sobre todo la mamá).
Ahora que ya han pasado dos meses y medio de mi segundo parto, ahí van unas cuantas:
1. Nadie de avisa de que tu cuerpo se prepara para dormir poco... Los últimos meses de embarazo no se encuentra la postura para descansar, los volúmenes son diferentes a los habituales y no hay manera de alcanzar el sueño. De hecho a veces incluso se producen varios despertares en la madrugada...que vienen a anticiparte una verdad: el dicho de dormir como un bebé no refleja la realidad, pues los bebés duermen a ratos y mal porque sus ciclos de sueño son más cortos que los de los adultos.
2. Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer ensancha, se expande. La tripa crece...y es muy cómodo el uso de la ropa premamá. Lo qur nadie te contó es que al salir del hospital, ibas a tener que seguir llevando esa misma ropa. Acostumbradas a ver a las famosas en las revistas con un tipo de 10, lo que menos piensas es que esa tripa que tenías en el quinto mes (y en el mejor de los casos, panza cervecera) tardará en irse algún tiempo.
3. Hemorroides. Esas compañeras de postparto, que aparecen sin pedir permiso, sobre todo, si el parto ha sido vaginal...
4. Las hormonas no ayudan y más allá de los altibajos que provocan durante el embarazo (cuando su efecto está socialmente justificado), es durante el postparto cuando marcan la verdadera diferencia entre mamás recientes e incluso repetidoras. Nos hacen estar eufóricas, felices, llorosas, super sensibles, de uñas... nos hacen estar de muchas maneras e incluso de todas a la vez en muy cortos periodos de tiempo.
5. Desde que ves el positivo en la prueba,nunca más volverás a vivir despreocupada... TODO es motivo de preocupación. Los miedos, la incertidumbre... aparecen y desaparecen con la misma facilidad. Y no hay madre, suegra, amiga o asesora que pueda marcar mejor el camino a la mamá que su instinto. Un consejo: haz lo que te pida el cuerpo!
6. El embarazo se cuenta en semanas... el tiempo que tiene tu bebé también e incluso tu baja maternal. Llegadas las 16 semanas (que NO SON CUATRO MESES), tendrás que ir pensando en reunir todos los días de vacaciones que te puedas haber dejado para no desprenderte de tu bebé tan pronto.
7. Una vez que tu bebé nace, todo lo que haces como mamá puede verse cuestionado o seguramente pienses que todo es cuestionado: si das el pecho, si das biberón, si le pones o no le pones chupete, si te has decantado por los pañales más baratos del súper, si acudes a las infusiones para que duerma mejor, si le coges en brazos, si le dejas llorar, si te gusta más el porteo que el carro de paseo para ir por la calle...
8. Gratuitamente, escucharás cómo fueron los partos de todas las mujeres con las que hables. Son como las 'batallas de la mili' que a todo el mundo le gusta contar.
9. También te encontrarás con que muchos bebés duermen toda la noche del tirón, sin problemas. Puede decirse que el 80% de las mamás con las que hables s, te digan que de 12 a 7 su bebé (con el mismo tiempo que tenga el tuyo en el momento de la conversación) duerme sin rechistar. Yo debo de ser del 20% restante, porque ninguna de mis dos hijas lo hace...
10. Se acabó hacer mil cosas a la vez. Haz una o dos y para, porque con un bebé, dos o tres, será imposible aburrirse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

¿Látex o silicona?