Cómo conservar la leche materna (¿y cómo descongelarla?)

Imagen
Como ya os conté en entradas anteriores (que podéis ver aquí y aquí) para mi vuelta al trabajo hago un pequeño banco de leche materna en el congelador de casa para que, calculando más o menos el número de tomas que estaré fuera cada día, mi pequeña pueda seguir con Lactancia materna exclusiva hasta que cumpla los seis meses. Cierto es que todo esto no pasaría si en este país la baja maternal fuese algo más amplia que las 16 semanas que tenemos actualmente, pero ese es otro debate y daría para mil y un post más.

El caso es que hoy quiero explicaros cómo conservo yo la leche materna y cómo la descongelo para poder dársela en el biberón.

Lo primero que debéis tener en cuenta es que lo que tenéis entre manos, no es zumo de piña, ni leche con colacao, ni un simplón vaso de agua. Es leche materna, oro líquido, que requiere una cuidadosa manipulación por vuestra parte y por la de quien vaya a dársela al bebé. Pensad que es lo único que va a ingerir el pequeño o la pequeña y dado que supone s…

A mis hijas

Os quiero. Gracias por enseñarme a ser mamá, cada día, porque viéndoos crecer, reír, dormir, llorar, jugar... me doy cuenta de que algo bien lo estoy haciendo cuando estáis llenas de vida.

Si hace unos años me hubieran preguntado qué me hace feliz, habría enumerado una larga lista de cosas. Hoy lo tengo claro: vosotras, que sois mi mayor proyecto de futuro, con el que deseo superarme cada día y aprender.

Veros me demuestra todo lo que nos queremos papá y yo y que merece la pena dar el salto al vacío que supone tener hijos... Porque, y espero que lo experimentéis algún día, ser madre es lo más duro, pero a la vez lo más satisfactorio que podréis hacer nunca.

Nadie te avisa ni te orienta... todo se hace avanzar tomándole la mano al instinto, que es muy sabio. Teneros cerca y disfrutaros, pero también el poder recordar vuestro olor y vuestras risas cuando estoy lejos nos hace estar unidas por más de una hebra roja, por miles de hebras Irrompibles, eternas.

Sois y seréis la mayor responsabilidad de mi vida y cada día me propondré hacerlo un poquito mejor. Os lo prometo.

Vuestra mami, que os adora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'