Horror: piojos

Imagen
Creemos que el calendario escolar es también el calendario de los piojos. Pues es falso. La pediculosis (o como se llama técnicamente a los piojos) puede aparecer en cualquier época del año y a nosotros nos tocó en pleno mes de julio, con el calorazo de la ola de calor africano azotando Madrid, la tentación de un chapuzón en la piscina a la mínima gota de sudor y el deseo de ponerse gorra a la primera de cambio.
Llevábamos un par de días notando que la peque se radicaba mucho la cabeza, pero ya el último día, viéndola que tenía hasta desazón, decidimos llevarla al pediatra, convencidos de que lo que le picaba era un nuevo brote de dermatitis y que las cositas blancas de su cuero cabelludo eran las pieles muertas que aparecían por la misma.
Nada más lejos de la realidad: "Esto son liendres", dijo la pediatra.
Y es que, por lo visto, es muy fácil confundir a los huevos de los piojos con granitos de caspa, pero también la mar de sencillo identificar unos de otros. Aquí, alguna…

Nuestro nuevo carrito de bebé: el Bugaboo Bee

Después de mucho darle vueltas y pensar que quizá nuestra peque ya estaba preparada para dejar de ir en su capazo, la pasamos, sin más, a la silla de paseo. Seguíamos teniendo el NGE Elegance de su hermana mayor, con el que no podíamos estar más contentos.


Pero de repente, en esto que ves que han llegado las Rebajas y no nos hemos gastado prácticamente ni un duro en la pequeña de la casa desde que nació (porque todo es heredado de su hermana mayor) y te atas la manta a la cabeza. Por qué no, venga, adelante… y es así, con este convencimiento ‘rebajil’ como hemos acabado formando parte del Club Bugaboo y hemos estrenado nuestro nuevo carrito para bebés. Eso sí, con el que seguramente sea el más versátil de todos los que tiene la casa: el Bugaboo Bee, un carrito que -como dicen- está pensado para las familias de ciudad, por su estrechez, su poco peso y su fácil manejo. Puede que sea el hermano menor Bugaboo (si tenemos en cuenta que los más top siguen siendo el Bugaboo Cameleon o el Bugaboo Donkey).

Y es que esto de decidirse por el carrito de bebé es toda una aventura. Ni qué decir que casi requiere un Master cuando eres padre primerizo. Claro, que cuando ya repites te da todo un poco igual y lo que buscas (además de la comodidad del bebé, que no se olvide nunca) es la comodidad para ti: un carro que no pese, que no ocupe y que además sea seguro.


Desde hace una semana, somos de Bugaboo Bee y la verdad es que aunque aún no podemos hablar muy alto porque acabamos de estrenarlo, no podemos estar más contentos: ya no tenemos que bajar a la carretera por no caber en la acera cuando a algún ingeniero dicharachero se le ocurrió en nuestro barrio plantar farolas en medio, para complicación de paso de sillas de ruedas y de carritos de bebé. Tampoco tenemos que pensárnoslo mucho en su subirlo al cuarto sin ascensor porque (y esto es importante) no pesa tanto como nuestro carrito de bebé anterior (y eso que éste tampoco pesaba demasiado… Lo contaba aquí). Y casi lo que más nos ha sorprendido: que podemos entrar con él en las habitaciones de la casa ¡porque nos cabe por las puertas!


Por la calle, podemos llevarlo perfectamente con una mano, porque no es un mamotreto. Vamos, que de momento estamos encantados con nuestro carrito de bebé Bugaboo.

¿El precio? Nuevo supera los 600€. De segunda mano suele haber grandes ofertas y familias que los venden por poco más de 300€ o incluso menos. De todos es sabido que Bugaboo, barato, barato no es. Si se quiere comprar un carrito de bebé barato, habrá que acudir a otras marcas. Y sin ir más lejos, si no fuera porque nuestro NGE Elegance ha dejado de fabricarse, sería el candidato idóneo a la categoría de ‘menos es más’. Pero bueno, esto ya es pasado… ahora somos de Bugaboo Bee.

No lo estamos usando como trío (porque el resto de elementos tendríamos que comprarlos aparte) porque nuestra peque ya tiene silla para el coche y porque capazo evidentemente ya no vamos a usar para ella. Tampoco hemos tenido que comprar bolsa para carrito de bebé, porque con su hermana mayor ya compramos una de la marca Skip Hop con la que estamos la mar de contentos (sí, nos costó casi 50€, pero después de cuatro años y de darle bastante uso, sigue estando como nueva).
Y aunque de momento, repito, seguimos en periodo de prueba, creo que hemos acertado con nuestra elección.


….Seguiremos informando.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest