Cogerle el gusto a la comida

Imagen
Tenemos toda la equipación para salir airosas en la introducción de la alimentación complementaria de la pequeña: tenemos cuchara de plástico, de un tamaño lo suficientemente pequeño como para que le quepa en la boca y no le haga daño, tenemos plato/cuenco hondo, tenemos trona (la evolutiva de Jané) y tenemos babero...
Ahora bien, ¿Es necesario todo este despliegue para dar de comer a un bebé de seis meses y medio? Está claro que no. Porque hasta para darles de comer fruta, no hace ni falta un triturador: la peque se come el plátano que da gusto: chafado con un tenedor, chupeteándolo con sus encías... También los gajos de naranja y mandarina. 
Pero no, nosotros no somos 100% de baby led weaning...
Sobra decir aquí que come con cuchara, que sólo hemos probado a hacer blw con la fruta y alguna que otra judía verde y que tratamos de variar el menú de cada día con diferentes combinaciones de verduras y pollo, verduras y arroz, arroz con pavo...y verduras... además de la fruta, que altern…

Sorpresa: ¿las niñas tienen fimosis?

Hace cosa de dos meses, mi primo ingresó con el segundo de sus tres hijos para que le operasen de fimosis. Estábamos en su casa cuando nos lo contó y mi comentario fue...: "menos mal que yo no tengo que pasar por esas cosas porque tengo niñas!". Ay, ay, cuánto han pesado esas palabras desde el pasado jueves, cuando en la revisión de los seis meses, tras el reconocimiento de la peque, la pediatra nos dijo que observaba cierta ligazón en la piel de la vulva, como si el orificio estuviera sellado.

"En los niños hablamos de fimosis y esto no es exactamente lo mismo, pero podríamos decir que aunque no lo veo muy grave, estamos ante un caso de sinequia vulvar".

Madre mía, no nos libramos de nada, pensé yo y evité echarme las manos a la cabeza porque soy de la opinión de que a no ser que el médico nos diga lo contrario, todo tiene solución.

Nos recomendó que cada tres días más o menos, con ayuda de un aceite de vitamina E 100%, probásemos a separar cuidadosamente con las manos, la pielecilla que parecía estar cerrada.




Compramos éste de VEA Olio y esa misma noche, probamos a masajear la zona, separando con los dedos -y con sumo cuidado- las pielecillas selladas. 1..., 2...3...,como por arte de magia, se abrió, por lo que la posible sinequia vulvar pasó a ser posible nada más... y lo que pudo haber sido la fimosis de mi niña ha pasado a ser una anécdota más de este aprendizaje que es ser mamá.

Moraleja: siempre es preferible hablar de menos...que de más. Por lo que pueda pasar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestro carrito: el NGE Elegance

¿Látex o silicona?