¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que …

Sorpresa: ¿las niñas tienen fimosis?

Hace cosa de dos meses, mi primo ingresó con el segundo de sus tres hijos para que le operasen de fimosis. Estábamos en su casa cuando nos lo contó y mi comentario fue...: "menos mal que yo no tengo que pasar por esas cosas porque tengo niñas!". Ay, ay, cuánto han pesado esas palabras desde el pasado jueves, cuando en la revisión de los seis meses, tras el reconocimiento de la peque, la pediatra nos dijo que observaba cierta ligazón en la piel de la vulva, como si el orificio estuviera sellado.

"En los niños hablamos de fimosis y esto no es exactamente lo mismo, pero podríamos decir que aunque no lo veo muy grave, estamos ante un caso de sinequia vulvar".

Madre mía, no nos libramos de nada, pensé yo y evité echarme las manos a la cabeza porque soy de la opinión de que a no ser que el médico nos diga lo contrario, todo tiene solución.

Nos recomendó que cada tres días más o menos, con ayuda de un aceite de vitamina E 100%, probásemos a separar cuidadosamente con las manos, la pielecilla que parecía estar cerrada.




Compramos éste de VEA Olio y esa misma noche, probamos a masajear la zona, separando con los dedos -y con sumo cuidado- las pielecillas selladas. 1..., 2...3...,como por arte de magia, se abrió, por lo que la posible sinequia vulvar pasó a ser posible nada más... y lo que pudo haber sido la fimosis de mi niña ha pasado a ser una anécdota más de este aprendizaje que es ser mamá.

Moraleja: siempre es preferible hablar de menos...que de más. Por lo que pueda pasar.

Comentarios

  1. Hola hoy la pediatra en la revisión de 9 meses nos ha dicho que tiene esto mismo me podrías decir como masajear no nos ha dicho nada más y no se como ayudar a mi bebe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil. Simplemente echa un poquito de aceite en los dedos indice y pulgar y, sin apretar demasiado, haz como si abrieras los pliegues (el movimiento es similar a agrandar una imagen en el móvil ).

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance