¿Exigimos al mayor más de lo que deberíamos?

Sirvan estas líneas para inaugurar la nueva entrada del nuevo año... ¡Feliz 2019!, que espero hayáis comenzado con buen pie. En casa lo hemos estrenado de la misma manera de la que lo terminamos: con virus.

Primero fue la mayor, luego caí yo y para estrenar este 2019, la peque ha sido la que ha continuado la racha. Nada preocupante, pero molesto, muy molesto.

Y esto nos lleva a una pequeña reflexión, porque mientras la mayor estuvo malita, con vómitos, fiebre, malestar en general, dolor de tripa, etc..., se sentía segura, acompañada, mimada... y notar esto y que te diga si la vas a cuidar siempre, te da que pensar. Sobre todo porque quizá desde que nació su hermana hace un año y medio no la hemos prestado toda la atención que se merece. ¡Que sólo tiene 5 años! Puede que a veces se nos olvide y la exijamos más de lo que debemos. Mientras le pedimos cosas, aunque pensamos que estamos favoreciendo su autonomía y que le estamos otorgando la categoría inigualable de hermana mayor, puede que esto se le esté atragantando un poco o, lo que es peor, que le pese demasiado.

No es agradable, pero mientras le sujetaba la cabecita para que vomitase sin mancharse los pelos, veía a una pequeñaja indefensa, que necesita mimos, atenciones y cuidadoa..., no como un bebé, pero sí como una niña. Y pese a que a veces puedes llegar a tener con ella conversaciones "de mayores", es su pequeña mente de 5 años la que hila los temas y saca relucir detalles pequeños que a los adultos siempre nos parecen obvios.

Cuatro días le duró el virus y ahora que ha caído su hermana pequeña no deja de repetir que ella también necesita que la cuidemos...

Cierto es que esto lo dice con un pelín de celos, que ve que ahora la enana sólo quiere estar con mamá cual koala..., pero me hace abrir los ojos y darme cuenta de que no quiero que crezca a pasos agigantados y, por supuesto, no quiero que ser hermanísima mayor le suponga un peso más allá del que puede soportar.

Como digo, a mis 35 también me sigue gustando que me mimen y que me cuiden..., así que ¿cómo no va a desearlo una pequeña de 5?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Onicomadesis...otro 'efecto secundario del virus boca-mano-pie'

Nuestra sillita de paseo: MacLaren Quest

Nuestro carrito: el NGE Elegance